domingo, 8 de enero de 2017

POLÍTICA MUNICIPAL: PEQUEÑAS OBRAS, GRANDES GESTORES




Cuando vemos las noticias que se relacionan con las obras y maneras de nuestros políticos locales, rara es la vez que no nos anuncian nuevas maravillas de próxima narración, a cual tarea más faraónica: cuando no es una autovía es un mega-complejo hípico-deportivo-lúdico-popular y si no, un aeropuerto, aunque haya tres a menos de 40 kilómetros. ¡Ah!, y una estación del AVE, que no falte. Pero resulta que eso quizás no sea lo que nosotros, los ciudadanos que con nuestros dineros pagamos esas obras, deseemos. 

 Por que resulta que ese gestor haría bien en observar a esas amas de casa, que, día a día nos escriben esa epopeya de la eficacia, humildad y sensatez, virtudes esas que logran casi el imposible de sacar adelante a su familia. 

Me explico: esa mujer tiene SUEÑOS, ¡¡como no!!, y disfruta con ellos, le sirven para tener ilusión y ¿que es la ilusión si no la brújula que señala el camino hacia la felicidad?. Pero esa mujer será de todo menos ingenua, así que sabe que deberá compartir esas ilusiones con la cruda realidad de lo cotidiano, si, esa dura mano fría que cada mañana nos recuerda que las cosas se pueden desear, pero que, además, se tienen que pagar y poder mantener. 

 ¿Y como compagina esa mujer esos sueños con las necesidades mas perentorias?. Pues de la manera más sencilla que existe: hurgando en la cartera cada mañana a la búsqueda de hasta ese céntimo molesto que, unido a ese sitio al que fue en pos del mejor precio, lo permite llevarse a casa no solo el sustento, si no esa sonrisa que, cual mejor perfume, siempre la rodea cuando se trata de los suyos. Y si alguien le recuerda esos anhelos, ella siempre dirá que siguen y aún acrecentados, pero que antes hay cosas más necesarias, pero que no descansará hasta ver hecha realidad esas metas. ¿Y saben lo mejor de todo?: que siempre las consigue, por que ella ni olvida ni cede, así que, pasito a paso, se acerca cada día a la meta deseada. ¡Como no, si ellas son el signo del tesón!

 Pues bien, políticos locales, tal vez vuestros sueños se cifren en millones de euros y en kilómetros de autovías, pero entended que ANTES hay humildes pasos de cebra que son precipicios para los minusválidos o para los carritos de los niños, y antes de mega-polideportivos, hay que limpiar las calles, TODAS LAS CALLES de TODOS LOS BARRIOS, no solo de aquellos que los ciudadanos más transitan. Y que antes de otros sueños tan costosos como vuestras ambiciones políticas, debéis LIMPIAR y CUIDAR de nuestros parques y jardines, si, esos que ya existen y que cada día disfrutamos. Ya tendrás tiempo de seguir soñando con otro Parque del Retiro, de fantástica factura pero carísimo de mantener. Y son actuaciones sencillas, baratas, visibles, necesarias y que, sin duda alguna, todos os agradeceremos que las hagáis. ¿Cuidar y podar los árboles, tener limpias las calles, cuidar nuestros jardines, emplear eficazmente a nuestros funcionarios locales y Policía próxima a nosotros no es acaso lo que deseamos?¿o tal vez crea algún político que disfrutamos cuando un Policía Local aparece ante nosotros con una libreta en la mano y SOLO para escribir en ella 100 euros por quizás, aparcar algo mal?.

  Y es que muchas de las obras que esos políticos locales anhelan tienen la virtud de hacerse muy visibles, de ser muy caras, de prestarse a inaguraciones alegres pero que, después de los vapores de la copa de la inaguración, al día siguiente, hay que cuidar, limpiar, mantener y mejorar, pero eso no sale en los medios de comunicación, ¿verdad?, aparte de ser ya un GASTO y para siempre.

 Pero sin embargo, es lo que los ciudadanos, los que pagamos esas obras, deseamos hacer con nuestros impuestos, que no es otra cosa que estén siempre decentemente limpias, arregladas, mantenidas y en uso. Lo demás, cuando lleguen las sobras, con ellas las obras  y, mientras, a disfrutar de lo que es nuestro y nos pertenece.  

 Saludos cordiales. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario