martes, 29 de marzo de 2016

TIEMPOS DE DESAZÓN QUE PUEDEN SER TIEMPOS DE OPORTUNIDAD

   Si. Estamos viendo como la parálisis institucional, habida cuenta de los resultados electorales, bloquea cualquier salida política y, al mismo tiempo, vemos como todos los actores, TODOS SIN EXCEPCIÓN, en mayor o menos medida, juegan con este punto muerto para prepararse de cara a una nueva cita electoral. Y, en mi opinión, bienvenida sea, dado que cualquier fórmula que hubiere para formar Gobierno, crearía un Gobierno sin capacidad de gestión, sin poder abordar las reformas necesarias y estaría abocado a una existencia peregrina. Y esas pérdidas de tiempo, España no se las puede permitir bajo ningún concepto. 

  Por el contrario, si como consecuencia de los resultados de las posibles elecciones del 26 de Junio el panorama no cambiase en nada de lo substancial, todos los partidos constitucionalistas se verían obligados a hacer una tabula rasa, a reconocer que NINGUNO DE ELLOS, tiene la capacidad y la solvencia para formar Gobierno, QUE NINGUNO ESTÁ CAPACITADO PARA VETAR A NADIE, y que solo, mediante un Gobierno de muy amplia base, un Gobierno de COALICIÓN, producto del PACTO, se podría reconducir esta situación que, si hoy es desalentadora, es la oportunidad de oro para el futuro de España, al poder abordar, con una enorme base parlamentaria, del orden de los 240-260 diputados, esas reformas, empezando por la de la Constitución, que España necesita con urgencia. 

   Nos fue muy bien con esos 38 años de Constitución, jamás crecimos tanto ni se creó tamaña riqueza en España, riqueza que significó oportunidades para todos, equilibrios y el abordar muchos de nuestros ancestrales atrasos. ¿Podemos tirar por la borda todo lo conseguido solo por las vanidades de unos, los pretendidos prestigios de los otros o sencillamente es el momento exacto de dejar esas excrecencias que adornan a TODOS nuestros políticos sin excepción y dedicarnos a mejorar España?. 

  Y esa nueva frontera para España sí es la que verdaderamente llenaría de ilusión a los españoles, como ilusionantes fueron esos años milagrosos de la Transición. Y si entonces, con la sangre aún viva de los combatientes de los dos bandos de nuestra Guerra Civil, los que empuñaron las armas en ambos frentes, pactaron, ¿de verdad sus hijos y nietos, que NO VIVIERON ESA GUERRA si no la paz, no pueden ser capaces de hacerlo?¿de verdad es posible que hoy veamos ODIO en vez de ESPERANZA, ENVIDIA, en vez de POSIBILIDADES, ENEMISTADES en vez de ALIANZAS entre nuestros políticos?¿en base a qué tamañas anomalías de su comportamiento?. 

   Solo una cosa les podremos dejar a nuestros hijos y nietos, y esa cosa es una España que, renovando lo que con el tiempo vimos todos que no funciona, se dote de aquellas medidas y Leyes que corrijan esas disfunciones y faciliten el tránsito a una Patria más próspera, justa y equilibrada. 

  No son tantas las cosas a cambiar, y si algunas a modificar. No es tiempo para dinamiteros del todo, para los iconoclastas de barrio de mala nota, para exégetas de la desazón, no, son tiempos nuevos para los ingenieros de la esperanza, para los economistas de la ilusión, para los abogados de lo real y para los teólogos de la justicia social. Y todos ellos necesitan de una sola cosa: PONERSE A TRABAJAR, dejando en el perchero ideas trasnochadas, filosofías de la miseria, doctrinas de la lucha de clases y reivindicaciones de lo imposible. 


  Vivimos en un pequeño planeta que en poco más de 40 horas se puede circundar, vivimos en una Aldea Global, con problemas globales, donde las potestades y atributos de los Estados se diluyen a favor de entidades de índole supranacional. En ese mundo tan pequeño, ¿pretendemos fragmentarlo más aún con localismos de pega, con fronteras de risa, con "diferencias" ridículas o peculiaridades imaginarias?. 

  Es NUESTRO MOMENTO, el de los ESPAÑOLES. Y creo que es hora de recordarles a TODOS nuestros políticos que se acabaron los juegos de salón en los que solo se pretende el ver quién es más necio engañando a otro que aparenta ser más necio aún que el anterior y todo ello, ante el aplauso fervoroso de los necios del todo, esos que nunca vieron futuro para nosotros, que creyeron que la LIBERTAD, nuestra LIBERTAD es algo que ellos administran y que, por estar, creen estar en posesión de la verdad absoluta, si....esa que ni ellos mismos entienden. 

   Luego aprovechemos el momento para fortalecernos y no dejemos escapar esta oportunidad histórica, por que ese tren pocas veces pasa en el momento oportuno para llevarnos al lugar exacto donde se haya el futuro. Y no hay atajos para lograrlo. 

   Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario