jueves, 27 de noviembre de 2014

EL NUDO GORDIANO

   El nudo Gordiano, el nudo que un pobre pastor de Frigia, Gordias, ofrece a Zeus en señal de agradecimiento. Ese nudo, con el que ata sus únicos bienes, el carro, la lanza y el yugo, tiene los cabos ocultos en el interior de una maraña enrevesada de tal manera que nadie es capaz de desatarlo. Y se torna en leyenda, hasta el punto de que se llega a decir que quien fuere capaz de desatarlo, gobernaría Asia. Muchos lo intentaron pero el fracaso era su más fiel compañero, hasta que la genialidad llegó a lomos de Bucéfalo: Alejandro el Magno. ¿Su formula para desatar tan humildes bienes con tan complejo nudo?: UN TAJO. Y conquistó Asia. 

  Pues bien, con la corrupción y sus medidas ejemplarizantes, tres cuartos de lo mismo: hace falta no un Alejandro Magno, líbrenos Dios de los salvadores de la Patria a título gratuito. No, lo necesario es cortar con una inercia que en gran medida está afincada en sede judicial. 

  Y me explico. Decía Betolt Brecht que ..." muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer Justicia". Y aquí radica la esencia de nuestros males: en Jueces y el Procedimiento. Por que, ¿es posible que la instrucción de una causa tarde AÑOS en ser realizada?¿es posible que nosotros, PUEBLO SOBERANO en cuyo nombre TIENE ORIGEN EL DERECHO, donde se asienta su SU LEGITIMIDAD y ante QUIENES ESE PODER DEBE SER APLICADO y en nuestro nombre, NOSOTROS, pueblo soberano, veamos esa pléyade de causas separadas, secretos eternos, pesquisas que en nada tiene que ver con la denuncia original, y con ese farragoso garantismo, cobijo de tanto malvado, veamos como se eternizan esas causas que tanto quiebran nuestra fe en NUESTRO SISTEMA, por que NUESTRA es la SOBERANÍA?. 

 Se podrán crear o aplicar nuevas medidas contra la corrupción, se podrán endurecer las penas, si,  pero mientras, los "presuntos culpables", viven cómodamente, algunos logran prescripciones y más, el olvido, mientras que otros, "PRESUNTOS INOCENTES", ven manchado su honor durante años, sin que nadie salga en su defensa cuando, al términos de esos siglos eternos hasta que llega el juicio o hasta que un juez deja de imputarlos, quedan sin cargos, si, pero cargados de infamias a cual más injusta, cual es la de la indecencia, cuando los hechos, según el Juez, demostraron que eran INOCENTES: es la pena del Telediario. Y esa pena, ni está en los códigos de nuestro ordenamiento ni forman parte de Derecho alguno. Luego caambiemos radicalmente el Procedimiento y hagámoslo antes de que las CAUSAS acaben con los procedimientos  y con nuestra paciencia, a modo de rebelión. Así de claro y fácil. 


  Y junto con la modificación del procedimiento, quitando a esos jueces "justos" el juguete de las piezas separadas, privándoles del estrellato según el cual, siempre tendrán a su voluntad "casos" en el cajón, por si su popularidad decae y añadámosles otra obligación ya propuesta por Rajoy

.- Aparte de MÁS MEDIOS materiales y humanos, TIEMPO TASADO para la Instrucción.

  Luego no es tanto cuestión de más leyes en el País en el que cuando no hay ideas, es cuestión de aprender de otros: si Bernard Maadoff es juzgado y condenado a 100 años en solo SEIS MESES desde que se descubre su estafa CON DECENAS DE MILES DE MILLONES DE QUEBRANTO Y MILES DE PERJUDICADOS, sin piezas separadas  ni garzonadas semejantes, ¿por qué nosotros hemos de ser menos?. Una Justicia lenta y farragosa es el mejor amparo para los corruptos y delincuentes. ¿Serán capaces estos Jueces incorruptibles de entender que lo que queremos no es sus pulcras carnes jurídicas si no los cuerpos de los delincuentes y que, de tanto escándalo hambriento, solo queremos saciar nuestra hambre con las sentencias justas y rápidas?. 

  Por que contra el hambre de Justicia, no hay juez capaz de saciarla con demoras procesales ni pesquisas esotéricas: nosotros, el PUEBLO SOBERANO, origen del Derecho y sin NADIE por encima de nuestro poder, podemos acabar devorando a quienes, con su parsimoniosa diligencia nos prolongue el ayuno al que nos negamos de raíz. 

  Saludos cordiales. . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario