lunes, 30 de junio de 2014

NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS PROPUESTAS...Y ALGUNA PROTESTA

   Nuevos Tiempos: esa es la expresión de moda  ahora en España. Y Nuevos Tiempos, a la española, o lo que es lo mismo, cambios profundos, viscerales, a tirones. Y la verdad es que esos Nuevos Tiempos, si nos atenemos a lo acontecido durante la Transición, donde TODO CAMBIÓ y para bien, no nos fueron mal. Luego no veo, en principio, ningún problema especialmente grave para afrontar, tanto los cambios necesarios como a las personas convenientes para llevarlos a efecto. 

  ¿Nuevos Tiempos?: si, y si no, que se lo pregunten a la Casa Real, donde el cambio se ha iniciado. ¿Acaso se puede ver un éxito mayor que ese hecho?¿no hemos demostrado que, cuando surge esa situación somos capaces de gestionar sus efectos y, dentro de la más exquisita legalidad, aprobar esos cambios de manera sensata?.  Pues bien, por ahí empezó, y esa ola es imaparable, afortunadamente. Y me da lo mismo que el detonante fueren los resultados de las elecciones europeas o la carga de las encuestas...gatos blancos, gatos negros: lo importante es que cacen ratones. Y los roedores a atrapar son las disfunciones que todos sabemos que se producen en el funcionamiento ordinario de las instituciones. Luego a sanearlas y con brío. 

  Pero Nuevos Tiempos significan nuevas propuestas, significan debate, significan consensos valientes, no un sutil deambular por lo complejo, plenos de ganas de hablar, si, pero con la "sensata intención" de no hacer nada. Y de eso, nada de nada. Y nada de nada por que no está el patio de España como para jugar a diletantismos o propicio para enfrascarse en demenciales propuestas, propuestas estas, como las de PODEMOS, por ejemplo, que también salieron de estos Nuevos Tiempos, por que ¿podemos olvidar que, cuando se abre el tarro de las esencias de las novedades, salen todos los aromas, incluso los no deseados y no solo los que más nos apetecen?. Luego ¡¡bienvenidos estos Nuevos Tiempos con todas las propuestas, incluidas las más disparatadas, que también tienen su derecho. 

  Y dentro de estas propuestas innovadoras a considerar, el PP hace, en líneas generales las siguientes: 

 1º.- REDUCCIÓN DRÁSTICA DE AFORADOS  de manera que tanto mindundi simplón quede como cualquier ciudadano, sin privilegio alguno a la hora de ser enjuiciado. Y son 10.000. ¿No creen que hay demasiado mindundi de medio pelo disfrutando de esta anomalía?. 

 2º.- REDUCCIÓN DE PARLAMENTARIOS AUTONÓMICOS. o lo que es lo mismo, eliminar demasiado cargo que, sencillamente no sirve para nada, salvo para garantizar pingües sueldos a seres ineptos, si, esos que tanto abundan en todos los partidos. 

 3º.- REDUCCIÓN DE MUNICIPIOS: son unos 8.100 en España. Y demasiados, demasiado pequeños, tanto que son incapaces de poder prestar los servicios para los que fueron creados, lo cual hace que el papel de las Diputaciones cobre mayor relevancia al ser el banco de los Ayuntamientos y el órgano gestor de aquellas competencias que esas entidades locales deberían dar a los ciudadanos pero que no pueden hacerlo por falta de recursos.

 4º.- ELECCIÓN DIRECTA DE LOS ALCALDES, mediante un sistema a doble vuelta, por ejemplo, donde las coaliciones "post-electorales" carezcan de virtualidad, o lo que es lo mismo: solo gobernaría la formación más votada, y nos dejaríamos de las payasadas de transfugismos, coaliciones que desvirtúan la voluntad popular o permanencia en la gestión de esas instituciones de partidos que, por si solos, nunca llegarían al poder, pero que juntos, como perdedores, lo acaparan en nombre de la "democracia", si, de esa que les negó ese poder que detentan en tantos casos. 

  Pero claro, Nuevos Tiempos, nuevas propuestas...y las viejas protestas. ¿Reducir parlamentarios autonómicos y/o limitar sus sueldos?...¡¡¡gritos de horror en las izquierdas "progresistas"!!!": que se lo pregunten a Cospedal en Castilla la Mancha y las furibundas críticas del PSOE o a Bauzá en Baleares, donde propone reducir el número de los afortunados...¡¡¡digo: aforados!!!!,  de 59 a 43...o a Nuñez Feijóo en Galicia, donde pasaría de 75 a 61. Y, curiosamente es esa izquierda "democrática" la que se niega a oír hablar de ello, a pesar de sus cánticos por la ejemplaridad. Curioso caso, ¿verdad?. Y más claro aún es la postura de los nacionalismos, para quienes la reducción de municipios, la prohibición de coaliciones post electorales o la reducción de parlamentarios autonómicos  y/o sueldos de los mismos es, lisa y llanamente un sacrilegio. 

  En lo tocante a la elección directa de los alcaldes, ¿cree alguien de verdad que esa propuesta, que a mi modo de ver, es de lo más sensato que he oído, podrá llegar a buen puerto con la colaboración de esos que se les llena la boca con el palabro "democracia" pero que solo alcanzan a ver que ese palabro solo les sirve para darles el sueldecete y unas minutillos de fama?: sencillamente, que nadie espere que lo apoyen. Luego el camino es sencillamente duro: dado que se tiene mayoría absoluta, empléese por parte del PP para, de manera valiente, modificar lo necesario para que en las próximas elecciones estas novedades tengan su efecto. Y nada de arredrarse ante los desgarros de vestidos y lágrimas fáciles de los de siempre, gestos ellos que solo persiguen el que todo siga igual...y nada más. 

  Luego Nuevos Tiempos, si, pero con PROPUESTAS NUEVAS, y firmes. Y esperemos que no quede en agua de borrajas. 

  Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario