martes, 6 de mayo de 2014

Y DESPUES DE LA TEMPESTAD VIENE LA ESPERANZA

   Hoy conocemos las cifras del PARO REGISTRADO, las de la AFILIACIÓN a la S. SOCIAL del mes de Abril, record histórico el primero y el segundo, y algunos datos más, como el de la Prima de Riesgo, por debajo del 148 puntos y el mantenimiento del interés del BONO español  a 10 años, que sigue en mínimos históricos y bajando, ahora en el 2,95%. Y son solo algunos DATOS de los muchos que la Ciencia Económica nos ofrece. Y digo DATOS, no elucubraciones, DATOS, no acertijos abstrusos al interés y conveniencia del crítico de turno, DATOS, en definitiva, que otorgan el crédito a los unos y señalan en triste y crudelísimo camino del descrédito a los otros.

   Datos, si, pero así son los datos: igual que los ladrillos con los que construimos el hogar en el que vivimos: a buenos ladrillos, casa segura, así los datos económicos: a buenos datos, prosperidad asegurada. Y si esos datos son buenos, si esos datos resulta que son mantenidos en en tiempo, y nos acostumbran a que cada vez que salen unos datos nuevos, queramos...no, ¡¡exijamos!! que sean aún mejores que los mejores de la última vez, esos datos, cual ladrillos se tornan en maravilla, en solidez, en seriedad, en definitiva, se tornan CREÍBLES, y, como elementos de esa reconstrucción de la economía que son, nos indican el camino sólido y firme a seguir para salir del infierno de la crisis.

  Pero esos datos, que son verdaderamente asombrosos, no son como las monedas echadas al aire por algún irresponsable, no son meras casualidades, si no que son consecuencia de la toma de unas decisiones duras, impopulares, difíciles y acumuladas muchas de estas decisiones en demasiado poco tiempo. Y para un político y para el  partido político que sustenta a ese gobierno que las adopta, tienen como consecuecia un desgaste electoral notable, una conflictividad desaforada, una radicalidad en las maneras de la oposición tan cruda como artificial y una mala prensa.

   Y es que resulta tan fácil criticar al PP por las medidas adoptadas, es tan cómodo culpar al PP de los males de acosaban nuestra economía, es tan sencillo trivializar con el PP sobre responsabilidades, en definitiva, es tan vistoso erigirse en defensores de "lo social" cuando precisamente la quiebra de nuestra economía era la que hacía imposible cualquier medida social....

  Si...era demasiado fácil esa critica fácil y barata, sobre todo cuando caíamos en picado por los precipicios de las cifras. Pero si antaño eran las simas de los avernos lo que veíamos en las gráficas, hogaño son crestas, atalayas desde  las de las que podemos ver con claridad la senda de la recuperación: esa es, en definitiva la diferencia de lo que acontecía hace solo dos años y lo que tenemos a un año y medio de las próximas elecciones generales.

  Y el capitán que en medio de la tempestad se hizo cargo de la nave, que asumió la responsabilidad de gobernar un barco que estaba a punto del naufragio, que supo mandar y hacerlo bien, con disciplina, rigor y pericia, Mariano Rajoy,  ve como sin haber salido del todo de la tempestad, si sabe que hemos salido del naufragio. Y esa tripulación (PP),que tomó el relevo en Noviembre del 2011 de ese barco desgobernado desde la mentira y el despilfarro, (PSOE), ve como sus esfuerzos para salvar el pasaje y las mercaderías que somos nosotros como pueblo, empiezan a dar esa seguridad de que nos logramos salvar del siniestro anunciado. Y, como consecuencia, y a pesar del rigor de las disciplinas impuestas,  les volvemos a dar como ganadores en la próxima cita electoral del 25 de Mayo del 2014, por mucho que los demasiados agoreros  pretendieran que no fuese así. Y no lo digo, yo, que nadie soy, lo dice el C.I.S.: GANA EL PP, PIERDE EL PSOE y cada día por mayor margen. Así de sencillo y claro.

 Y es que las cosas serias, hechas con rigor y teniendo un criterio sensato, siempre dan resultado y antes de lo que muchos podrían preveer.

  Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario