martes, 11 de marzo de 2014

LA PRIMAVERA QUE VIENE.

Marzo del 2014, casi olemos la primavera y, al igual que los brotes en las plantas despuntan, esos brotes en la vida política y económica también anuncian primaveras, o lo que es lo mismo, el renacimiento de la vida en todo su esplendor después del sacrificio invernal: es ley de vida. 

  Primavera, donde los oscuros grises plomizos del inviernos empiezan a perder la batalla con los azules celestes, también es el momento en el que el espíritu ansía salir de los rigores invernales, de las tempestades, de la oscuridad. Y esa primavera motivadora de la ilusión, poco a poco, se abre camino en todos los frentes. 

  Y es curioso observar como en la vida cotidiana de nuestra Patria, después de un invierno muy duro y largo, en el que las tempestades de las corrupciones asolaban cada planicie mesetaria, donde cada árbol institucional soportaba una verdadera posibilidad de desgarro, donde el suelo de la economía permanecía gélido y el agua de la financiación que debería discurrir por sus cauces naturales estaba helada y sin pulso, sin movimiento, donde la tristeza de cada cual tenía su recogimiento al calor de la mísera lumbre en la que, guarecidos de tanta calamidad pudiéramos resistir a tanta desazón. Si, un invierno muy duro y demasiado largo. Vinieron las inundaciones producidas por tantos y tantos casos de corrupciones y negligencias, cayeron y a plomo esas hojas sindicales que representaban la igualdad de los hombres, se troncharon demasiadas ramas de empresarios sin empresas pero acostumbrados a vivir a costa de influencias y pelotazos y cayeron arrollando a todas las escoriaciones posibles que esa economía del pelotazo pudo dar de si, como cuando la nieve de la Justicia arrolla en un alud a cuantos trataron de oponerse al discurrir natural de las cosas. 

  Vimos presidentes de clubs de fútbol dimitir o entra en la cárcel, empresarios de ciertas patronales ser detenidos o dimitir también, vimos como ciertos acusadores de estafas, apropiaciones indebidas o "barcenadas" no solo no derribaron Gobiernos, si no que siguen en la cárcel, y como los depredadores  ugetistas de los fríos sindicales cual lobos hambrientos eran cogidos con las manos en la masa de sus rapiñas, o de como los directores de las gacetas de las calamidades invernales eran invitados por los dueños de sus empresas a dejar sus cargos y pasar de periodistas estrellas a luciérnagas melancólicas, si, melancólicas por que nadie echa de menos a Ramírez, Pedro-Jotas mundanos, a Antinches vanguardistas ni a Morenos del País: llegó la primavera para ellos y con ella los brotes de algo que parecía olvidado, la rentabilidad antes que el estrellato de una "ideología" que impregnaba demasiadas editoriales de medios sin beneficios . 

  Y vimos hundida nuestra esperanza en los ventisqueros del desanimo, casi moribunda y, ahora, en los albores de la primavera, esos ruidosos y delicados pajarillos que revolotean por doquier anuncian con su frenesí la llegada de mejores tiempos, cantan alegres mejores noticias de las esperadas: el Gobierno eleva el crecimiento, la inversión crece, a Prima de Riesgo baja y el tipo de interés del Bono está al nivel histórico más bajo. Pero hay más: resulta que estos pajarillos jacarandosos y bullangueros nos anuncian como FUNCAS que el crecimiento será más alto del que el Gobierno prevee, aún superior a la revisión que el propio Gobierno hizo en Febrero, y anuncian alborotados  que el empleo crecerá hasta quizás los 350.000 empleos netos en este 2014, cosa nada rara si consideramos que en el 2013 se crearon 160.000 netos. 

  Así que esta primavera que estamos a punto de iniciar conlleva expectativas más que favorables, nunca al gusto de todos, pero sin duda alguna, mejores que las que solo hace un año pudiéramos prever. Y ya se que la primavera traerá también sus alergias, ya que no a todos sienta tan bien como nos merecemos, pero, aún a pesar de las alergias que les provocará a algunos este renacer de la vida tras un crudo y oscuro invierno, solo les podré decir que después de la primavera viene el verano, y, entonces, sus aprensiones cesarán, como por arte de magia...o solo por que aburren demasiado con sus plúmbeas predicciones. 

  En la primavera que se avecina veremos por fin a la Gürtel en los juicios, a Bárcenas desesperado en la cárcel, a Urdangarín y a Torres -  torres más altas cayeron...- en un juicio,a los banqueros de las Cajas como a Blesa ante los Jueces,  a la Juez Alaya con los ERE e INVERCARIAS, a Sánchez Gordillo asaltando supermercados, cada día con menos éxito, a Rajoy al frente del Gobierno y a  Arturo Mas, haciendo cada día MAS el RIDÍCULO, veremos que España es algo más serio que esa pléyade de desgracias que hemos padecido al estar todo en cuestión y que la esperanza racional y sensata si es posible hasta para nosotros, los españoles y eso a pesar de nuestros esfuerzos en ver solo lo peor que dentro de cada uno... de los demás tenemos, por que eso si, lo de la introspección y el examen de conciencia no es lo nuestro: lo nuestro es el examen...DE LAS CONCIENCIAS AJENAS, por que de la propia, sería muy aburrido, ya que nos conocemos demasiado bien, ¿verdad?. 

  Así que se avecina la Primavera, para alegría de los más y para las alergias de los de siempre, que también son hijos de Dios y tienen el derecho divino de protestar por todo. 

  Saludos cordiales. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario