lunes, 31 de marzo de 2014

FRANCIA, ANTESALA DEL FRACASO DEL PSOE E IU

Ya tenemos los resultados de las elecciones municipales francesas, y, dado que el sistema de elección es a doble vuelta, es un doble varapalo el que reciben los partidos de la denominada izquierda socialdemócrata, por que de la más radical, nadie habla por ser solo testimonial. Y varapalo sonoro, sin duda alguna, varapalo que creo merece una profunda reflexión, por que no es ya un asunto interno francés, no, es un  máximo común denominador para todo el espectro político de la izquierda europea y por lo tanto, con profundas repercusiones en el devenir electoral y político en España.

  Se hundieron los socialistas franceses, como también los italianos o los alemanes o los laboristas. Pero ¿cual es la razón de este retroceso que, si ahora se ceba en la socialdemocracia, antes arrasó radicalmente con lo que era antaño ese referente respetado cuales eran los Partidos Comunistas?. Y esa razón no puede ser algo tan sencillo como una moda, algo tan perentorio como una desafección natural de sus  militantes, no, no puede ser otra cosa salvo una: su momento histórico, el que mide la vitalidad de una determinada ideología, en este caso la de los comunistas, ese momento histórico, digo, pasó, carece de vigencia en los tiempos actuales, es un anacronismo en el S. XXI, y como tal, se ve como extemporáneo, irreal, en definitiva vacuo. Y el ejemplo en España lo tenemos en IU, una amalgama incomprensible de ideas sin sentido dirigida por personas que están a años luz de aquellos dirigentes que, aunque no nos gustasen como tales, siempre les reconocíamos una gran capacidad de liderazgo, una disciplina notable, unas ideas claras y definidas y un proyecto que, aunque fuese de imposible logro, en lo conceptual era sólido y riguroso. 

  Pero eso, que ya es historia, la de los comunistas, se está planteando cada día con mayor virulencia en el socialismo. Por que si preguntamos ¿que es el socialismo, como ideología?, tendremos un grave problema: carece de corpus doctrinal, carece de referentes sólidos en la historia de las ideas y formas políticas, carece de proyecto válido para entender, asimilar, luego sintetizar en presente, el de hoy, única manera de poder presentar unas propuestas que sean de futuro, de futuro real y para todos, no solo para los correligionarios. 

  Por que una cosa son los eslóganes y soflamas sobre el pretendido progresismo de la izquierda,  o el atávico recurso que se le ofrecen a todos los partidos socialistas cuando llegan al poder, esto es, el papel omnipresente de la empresa pública y del gasto público desaforado como motor de la economía o el forzar  las cuestiones de igualdad entre los ciudadanos, si, pero siempre y por doquier, sin presupuesto suficiente y, menos aún, sin posibilidad de mantenerlo en el futuro pero lleno de propaganda, única actividad en la que hay que reconocer que si son maestros. 

   ¿Ejemplos de esto en España? como el cheque bebe, o las deducciones lineales que aplico Zapatero o el nefasto plan E, entre otros,  son ejemplos de lo que jamás se debió hacer. Y sus resultados, todos sabemos cuales fueron: incapacidad para entender la situación, miedo a tomar medidas, carencia de criterios y oposición radical a afrontar la situación extrema, sea endógena, que lo era, o sea inducida por razones externas al País. ¿La consecuencia?: el entrar más tarde que los demás en la crisis, el tener que pagar un precio insoportable en términos de paro, ya que con Zapatero y el PSOE se crearon 3.500.000 de parados en solo dos años y la quiebra literal de la economía. Así de sencillo. Y eso que nos pasó en España, está pasando en Francia, donde esos recortes de 50.000 millones -¡¡y lo que le queda por recortar!!!-, de euros a aplicar en tres años son solo una parte de lo que ha tenido que hacer Hollande, con desgana, a destiempo, a contrapelo, por que sino, el gran enfermo de Europa según los analistas internacionales que es Francia, agonizaría. 

 Y es que hay algo que entendieron desde siempre pero que nunca han querido aplicar desde el socialismo: no todo es cuestión de gasto y de propaganda, no, es cuestión  también de eficacia, de oportunidad, de sostenibilidad y de justicia social, y no precisamente de demagogia social, de adoctrinamiento, de confrontaciones ficticias con una derecha, que es tan centro como ellos pero que de siempre gestionó y gestiona mucho mejor los recursos públicos que ellos. Y en esa piedra tropiezan los socialistas siempre cada vez que llegan a detentar el poder. 

  Y lo malo de estos resultados en Francia, es que son extrapolables a toda el socialismo europeo, tanto que el PSOE ha tocado a arrebato para tratar de tapar el desastre, tanto del PSF como de las perspectivas que tienen en la próximas elecciones europeas, donde no está nada claro que logren ganar al PP de Mariano Rajoy

  Por cierto, no digo nada de IU, ni de las opciones que, aún más radicales que las de Cayo Lara, pululan por el mapa político español como EQUO, Partido X, etc.. Si alguien tiene curiosidad por el papel que estas ideologías radicales, al margen casi de la democracia, representan en Francia, y en particular, en estas elecciones,  que tenga la paciencia de bucear en la prensa por ellos: he leído unos cuanto periódicos, y ninguno dice nada de esas formaciones "renovadoras" de la izquierda radical demasiado violenta y si, demasiado, de una derecha radical y nada tolerante como es el Frente Nacional en Francia o el extremismo xenófobo en Holanda, por ejemplo. Luego poco o ningún protagonismo han logrado alcanzar.¿Signo de los tiempos?. 

  Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario