jueves, 6 de febrero de 2014

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID...

Crisis. palabra herética, doliente, lacerante, maldita en definitiva...pero también, palabra que si se reflexiona sobre ella, es apertura a actitudes nuevas, a maneras distintas de ver las cosas, la cura de vanidades, en definitiva, es una invitación a buscar el hacer lo mismo pero con menos recursos ya que no queda otra. Crisis, si, dura, pero en mi opinión, muchas veces necesaria. 

  ¿Necesaria?....si. Veamos. Antes de la crisis, en definitiva, como causa de lo que después es el colapso de algo que es imposible, se pensaba que esa bonanza ficticia era perpetua. Y en esa perpetuidad, todo sueño, por disparatado que este fuere y de quién fuere, debía transformarse en algo real, sólido y perpetuo, sin coste alguno. Y esos sueños solo eran sueños de dinero, de gasto, de fastos de imposible mantener, por que fallaba lo esencial, a saber, la capacidad de poder mantener en unos casos esos sueños materiales o simplemente el poder pagar la primea letra de esos sueños a los que todos aspirábamos. Fue, pues, esa nube en la que nos instalamos la causa principal del desastre sobrevenido. Del despertar de esos sueños imposibles, no es necesario que hablemos: todos conocemos lo cruel que es la vida con los sueños locos de los humanos. 

 Y un ejemplo de lo que ha sobrevenido está en los Ayuntamientos: de haber en sus términos municipales más grúas que antenas en los tejados, mas polideportivos que niños que los usen, más rotondas que coches y más casas que vecinos, se ha pasado a la sensatez. Ya no se piensa en obras faraónicas que solo valgan para salir en la prensa y para satisfacer que el ego de alguien sin imaginación quede pleno de vanidad cuando corte una mísera cinta a la hora de las inauguraciones, para acto seguido, olvidarse de lo inaugurado, obra que entraba de manera casi irremediable en el mundo del abandono. Abandono y olvido, si, por que mantener lo inaugurado era gastar en conservación, y eso, para esos casposos sin imaginación, no daba ni votos ni especulaciones. 

  ¿Y que es lo que hacen ahora esos Municipios?. Pues centrase en lo que es estrictamente competencia suya. Si antes dedicaban tiempo y los recursos que no tenían y que solo la corrupción podía financiar para construir cosas sin sentido, esqueletos sin uso que ahora vemos por doquier, ahora solo se dedican a cuadrar presupuestos, a ahorrar,  a conservar y a mantener. Es la hora del cuidado de los jardines y no de crear "centros de interpretación" que tratan de interpretar lo imposible. Es la hora de esas pequeñas actuaciones en pasos de peatones, y no de soñar con Agencias Locales ¿de que?. Es la hora de racionalizar esas administraciones tan cercanas a los ciudadanos, y no la de tener en cada Ayuntamiento la TV local que se dedicase a dar coba al Munícipe que les financiase. 

  Es la hora de la sencillez, de la proximidad al ciudadano, de hablar con ellos y no con los "del partido", es la hora de entender que los vecinos de cada Municipio elegiremos a los Alcaldes y Concejales el año que viene, no por los cortes de cintas de los disparates, no, los elegiremos por el como han gestionado estos dos años de austeridad, por las veces que se les visto pateando las calles y no en sus coches oficiales, por las veces que se les ha visto hablando con sus convecinos y no por las declaraciones estrambóticas en medios de comunicación. En definitiva, lo que se va apagar de cara a los ciudadanos es la proximidad real de esos ediles para con los suyos, no el que se prometa obras que ya nadie quiere y que, además, en muchos casos, son puros disparates. 

  ¿Un ejemplo de todo esto?. Pues, pongamos que hablo de Madrid: ¿no es un verdadero logro, una proeza de todo un equipo el poder decir que MADRID acabó el año 2013 con 962,8 millones de € de superavit, o con una Tesoreria de 410 millones de Euros o que se han amortizado 1.212, 2 millones de € o que a los proveedores se les paga a los 56 días?. ¿acaso en Madrid no se siguen recogiendo las basuras, o el Metro ha dejado de funcionar o los Autobuses están parados?¿no se siguen podando los árboles? y con los recursos escasos, ¿no hay alguna obra pequeña, pero necesaria, que veamos que sigue su curso, día a día?. 

Y un dato muy importante: es la Administración Local la única que SI va a tener superavit en las cuentas públicas, la que va a permitir que el objetivo de déficit para el conjunto de España se pueda cumplir. Luego, ¿acaso nos quejaremos que los Municipios den ejemplo de austeridad?. Y es que allí donde entra la austeridad, cosa curiosa, sale por la ventana y escaldada la corrupción...¿por qué será?. 

 Esa es la grandeza de lo sencillo, en valor de las cosas cotidianas, ajenas a los disparates y ensoñaciones que tantas veces hemos visto. Pero eso, precisamente lo que pido a mi Alcalde...cosas sencillas, cosas reales, cosas posibles, cosas que hoy se inauguren sin alharacas..pero que mañana se cuiden y así cada día. 

¿Es mucho pedir eso tan sencillo?. 

 Saludos cordiales. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario