martes, 7 de enero de 2014

EL NUEVO AÑO 2014

   Año nuevo, nuevas esperanzas. Por fin se acabaron los ágapes de la despedida del 2013, año duro, estrecho, complejo y conflictivo. Un año más en el que convivieron juntos la pesadumbre de la crisis, la dureza del paro, el latigazo de la corrupción y las miserias de las Instituciones, con una cierta esperanza que da algo de luz y esperanza tras tantos años de abatimiento y de dolor. Y digo AÑOS, que no dos o tres, si no SEIS, que son los que duran esta crisis NEGADA con ahínco por los que todos sabemos. 

 Año nuevo, el 2014, en el que esos indicios de recuperación, esos datos que tanta polémica levantan, esas cifras, antaño malditas por lejanas, hogaño se tienen a cada momento y en pugilato por mejores a cada día que pasa: cuando no es que la Prima de riesgo que baja con fuerza y con ella el Tipo de Interés de la Deuda pública (el Bono español a 10 años), es el paro el que,  ¡¡por fin, baja en el cómputo anual!!, o el dato de que los precios se recuperan y con ellos, alejamos la deflacción, o que el consumo privado mejora muy tímidamente, o la Bolsa que sube. 

  Año nuevo el 2014 con noticias que, sin llegar a solucionar el drama del paro, permiten albergar esperanzas, esperanzas cada vez más fundadas de que lo peor pasó, de que, después de las lágrimas no vienen los sollozos desgarrados, si no un atisbo de esperanza para todos. Y con solo eso, somos capaces de renovar esfuerzos, de albergar ilusiones, de motivarnos, en definitiva. Y en Economía, esas sensaciones anímicas de optimismo, aun siendo tímidas, son la esencia de la recuperación, la recuperación de TODOS, para TODOS, por que TODOS la padecemos y TODOS hemos luchado y luchamos para sobrevivirla.

  Y, como español, sin afán partidista alguno, como mero ciudadano de a pié, me alegro de este cambio de orientación de nuestra percepción de las cosas. Como español, me da lo mismo que haya sido el PP el que con medidas duras, a veces controvertidas, generalmente mal explicadas, si, pero QUE ESTÁN FUNCIONANDO . Me da lo mismo digo...pero son ELLOS y no OTROS los que lo están consiguiendo. Lo que me importa en definitiva es que estamos empezando a salir, siquiera tímidamente de este horror al que parecíamos encadenados a perpetuidad. 

  Año 2014. NO, no será el año del pleno empleo...no será el de la abundancia en los créditos concedidos,.NO será el año en el que dejaremos de oír hablar de la corrupción y del desprestigio de las Instituciones. NO será este año, no. Pero SI SERÁ el año en el que todos podremos decir: LA ESPERANZA YA TIENE CABIDA EN NUESTRAS CUENTAS. Y con eso solo, y bien poco es, me conformo. Por que para malos augurios, para describirme catástrofes venideras, para ver las lágrimas propias y ajenas, para ver las infinitas colas de la tristeza que conforman los parados, para ver como duele los golpes de la miseria, para eso, ya estoy curado de espanto. 

  Año 2014. Y este en particular, en lo político como todo en la viada, cogerá a contrapié a algunos partidos políticos que apostaron por el desastre de España, y lo hicieron a conciencia, y con la miseria añadida de  ser ellos los que se erigieron en fautores del desastre que padecemos, bien negando lo que se avecinaba o, simplemente, apoyando lo que demencialmente se hacía. Mal año será este y el próximo para semejantes caricaturas de la seriedad que, como Instituciones que también son y nos representan, hicieron. Y deberían recordar, que será la ECONOMÍA y no el aborto u otras idioteces la que dará o quitará mayorías absolutas.

 Año 2014. Si. También será el de la consolidación de nuevas alternativas políticas,, año de contrastes entre las distintas formaciones, unas bendecidas por la opinión pública como C's y otras en plena y cuasi eterna caída libre en las encuestas, como el PSOE o estancadas, como IU o en un suave declive, como UPyD

  Y por último, año 2014, el año en el que el nacionalismo catalán verá la cruda realidad del siglo XXI. Y después de la ópera bufa protagonizada por esos descarados y descarnados actores que esquilmaron a toda una región como Cataluña, verán como ese "referendum" jamás se celebrará, y podrán asistir al canto del cisne del separatismo, al caer en manos de los que durante ocho años contribuyeron a arruinar a esa noble tierra catalana: y eso, si es una maldición bíblica. Pero está en sus manos el evitarlo: depende solo de los catalanes, porque el separarse de España es algo que solo depende de TODOS los españoles, y ya. de entrada, saben que NO HAY NADA DE QUE HABLAR. Luego que los catalanes, despejados ya los fantasmas de siempre, los silencios cobardes, los perfiles egipcios ya muy manidos y ante la cruda y cada día más horrorosa y fétida realidad que allí se vive, tendrán la ocasión de reflexionar sobre su futuro. Asunto de ellos. 

 Así que, después de años de padecimientos, digo: ¡¡¡BIENVENIDO este DURO año 2014, que, al menos, viene preñado con el germen de la recuperación!!!. 

 Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario