sábado, 2 de noviembre de 2013

ALGO DE HUMOR: ES SÁBADO...

Un matrimonio está de viaje por el Oriente, tierra de las fantasías. Después de ver las maravillas de la ciudad, deciden ir al zoco de fama legendaria. 

  Una vez allí y en medio de esas abigarradas calles llenas de pequeñas tiendas, oyen a un vendedor muy peculiar, que, viendo que se tratan de extranjeros, se dirije a ellos con su peculiar pronunciación: 

 - ¡¡¡Basen y vean las marravillas de Orriente!!!....dengo una babuchas milagrrosas que os harran felices....algo que jamás verréis en vuestrra tierra...

 Intrigada la esposa le pregunta al tendero cual es la maravilla que esas babuchas poseen, a lo cual responde solícito:

- Estas babuchas la harrán sentirr el sexo como jamas soño que budierra soñarrr,...
 

Intrigada, la mujer se las prueba. Y, efectivamente, al calzárselas, un ardor desconnocido recorre su cuerpo, con una intensidad jamás sentida por ella nunca. Impresionada, se dirige a su marido y le dice:

 -¡¡¡Paco!!!..¡es cierto lo que dice el tendero, y te garantizo que es una maravilla!...¡¡¡por favor, pruébalas!!!!.

 El marido, incrédulo no la hace caso y lo que desea es que su mejer acabe de una vez de tanta tienda. El tendero, viéndo que la mujer está plenamente convenciada, insiste ante el marido: 

--¡¡Bruébalas!!...serrá gomo si volvieses a la juventud ...beeerro con mucha más basión y boderrío ...

Cansado de tanta insistencia el marido accede a ponerselas. Se sienta, se descalza de mala gana y se las calza de prisa y corriendo.  Al instante, el marido se transforma y un deseo irrefrenable se apodera de él. Presa del deseo, Paco se desnuda, y cuando ve su miembro viril como jamás en su vida soñó que pudiera estar, coge al tendero por la barba, le pone a cuatro patas, le levanta la chilaba y comienza a penetrarle por el trasero, con una fuerza frenética. 

  La gente que por alli pasaba solo recuerda de lo acontecido tres cosas: 

 EL MARIDO, que solo decía: 

--¡¡¡increible!!!: Si lo llego a saber me compro una docena ...

 LA ESPOSA, irritada y sofocada, con los brazos en jarras que no paraba de decir:
--¡¡¡Eso, Paco, pensando solo en el moro y para mi nada de nada!!!, ¿¿¿verdad que si, so egoísta???

EL TENDERO, que en medio de unos sollozos desgarradores, aullaba:

--- ¡¡¡AY, AY !!!¡¡¡¡¡¡BARRA, BARRA, GABRRÓN INFIEL, QUE TE HAS BUESTO LAS BABUCHAS AL RREVES!!!!!!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario