jueves, 10 de octubre de 2013

EN ESTOS TIEMPOS DE LAS "CAMISETAS", ¿DE QUE COLOR NOS LA PONEMOS LOS CIUDADANOS EN LA PROTESTA POR LOS E.R.E Y LA CORRUPCIÓN GALOPANTE DE LOS SINDICATOS?

  Estallaron los ERE, vinieron las sorpresas, para muchos sin sorprenderse, y, de paso, empezaron a verse las "gracias" de algunos más que no eran de los ERE, esto es, del PSOE, si no de sus interlocutores privilegiados, a saber, de la U.G.T. y los de CC.OO. Por que, naturalmente, los demás sindicatos para ellos, solo son meras aglomeraciones espurias, tenderetes "amarillistas", cuando no, lisa y llanamente, traidores a la clase obrera, clase que, como tal, dejó de existir bajo el concepto ideológico de proletariado ¿hace ya casi un siglo?. 

  Y, ¡como no!, se ven los mismos patrones de comportamiento en esas organizaciones "HEMMANAS", si, a lo Juan Guerra: gusto por el marisco, por el dinero, por el poder y la exigencia de impunidad, para actuar con la más plena lenidad en sus correrías. 

  Nada nuevo bajo el sol, por que a estas horas, el decir que como tales organizaciones sindicales fracasaron, es decir lo obvio. Como obvio es decir que nunca consiguieron sobrevivir sin la generosa ayuda de las subvenciones, y que el protagonismo que tenían, se debía no a su capacidad de negociación, no, si no a la necesidad de los partidos de "izquierdas" de tener interlocutores dóciles a sus usos, ávidos del disfrute de las sinecuras del poder y con el ánimo de perpetuarse, pese a su descrédito, en el panorama político, monopolizando poderes que no les correspondían ni les corresponderán nunca. 

  Bien. Ya vemos lo que está ocurriendo. Y no solo con los ERE, donde cobraban por cada uno de ellos, o con los subvenciones o con los gastos refacturados con "BOTE" a la Junta....en fín, LO QUE SABÍAMOS pero CALLÁBAMOS. Da lo mismo. Cayeron, y cada día que pase, se irá haciendo pública una fechoría mayor hasta el punto de que nuestra capacidad de sorpresa y la consecuente indignación se verán ampliamente superadas, por las "hazañas" de estos verdaderos sinvergüenzas. Pero eso es cosa de la Justicia. Luego dejémosla que actúe. 

  Lo indignante es otra cosa: y es que, viéndose descubiertos con las manos en la masa, si, en la masa del dinero de los PARADOS, su mayor preocupación es ver de que forma eluden su terrible responsabilidad ante la exhibición de sus miserias y, de otra parte, el tratar de zafarse, al precio que sea, de la acción de la Justicia. 

 No solo esos patéticos representantes de un movimiento sindical añoso, desfasado, ridículo y sin sentido, que osa cantar LA INTERNACIONAL al grito de MAS MARISCOS y MAS DINERO, y a los hechos me remito, los que evitan pronunciarse, por que pedir que el mangante haga una investigación en sus cloacas es como pedir al loco que haga justicia a los cuerdos. Lo malo es que, contrariados, en vez de comprender que se les acabó el chollo, se empecinan en culpar de sus miserias a los demás, en especial a la Juez que les descubre y al partido que nunca gobernó en Andalucía, el PP, que, por lo tanto, ni les dio subvenciones ni participó en ese terrible y soez expolio que supusieron los ERE. Y son 1.400 millones, y el dinero de la Formación y subvenciones de todo tipo, aparte. Luego cosas serias, no los 8,2 millones que Bárcenas y no el PP defraudó a Hacienda, ¿verdad?. 

  Por que ¿es de recibo que hoy, y ante los Juzgados de Sevilla, una panda de vividores sindicales se manifieste contra la Juez Alaya al grito de "LIBERTAD", si, para los detenidos, coleguitas suyos, si, esa LIBERTAD que ellos pisotean con sus actos cada día, o que anden vociferando, ellos, cuatro míseros ganapanes eso si, de lo ajeno, o de lo de los parados,  eso de "¡¡Alaya, pepera, métete en la lechera...!!"?¿es esa la manera de corregir los abusos por ellos cometidos o de defender su peculiar sentido de la solidaridad?. Y lo malo es que en su besanía, creen que van a amedrentar a alguien, cuando lo que queda en evidencia es la miseria moral que les viste. 

  ¿Rectificar?: NO, GRACIAS, dicen ellos. Y lo dicen por que lo que está en juego es su manera de vivir del cuento, de formar parte de esas organizaciones que cada día se asemejan más a organizaciones mafiosas que a representantes de los trabajadores. Y les da lo mismo el descrédito que acarrean. Les da lo mismo la bajada estrepitosa de la afiliación y, con ella, la merma de recursos económicos vía cuotas sindicales. Eso, para ellos, son minucias. Por que, ¿de verdad cree alguien que con las cuotas de los afiliados se podrían mantener una sola semana esas mastodónticas estructuras sindicales, plenas de liberados y de gentes sin quehacer alguno salvo el de ponerse la camiseta del color correspondiente para asistir a esas "manifestaciones multitudinarias", sean las que sean, pero donde van ellos y acaso nadie de los afectados?. 

  No. Se eso se trata, de no perder esa manera de vivir a costa de los trabajadores, luchando contra sus intereses. Por que para ellos, es "SU" sindicato el universo en el que se mueven, ajenos a cuanto acontezca en el mundo exterior. 

  Luego, ya era hora de que esa pretendida superioridad moral de la izquierda, esa pretendida defensa a ultranza de los intereses de los trabajadores, esa pretendida sensibilidad social, se vea tal cual es: solo ocultaba y oculta intereses personales, nada más. Y para eso, sinceramente, SOBRAN y cuanto antes desaparezcan para dar paso a otras organizaciones sindicales que SI están por la defensa del mundo del trabajo y NO están en esas miserias que ahora vemos, puedan tener la oportunidad de demostrar que ellos si son de otra manera, no como U.G.T. ni CC.OO

   Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario