viernes, 13 de septiembre de 2013

Si fueron 600.000 a la "cadeneta" catalana...¿DONDE ESTÁN LOS 6.600.000 catalanes que faltan?

Pasó la Diada, y con ella, la manifestación de un disparate, se mire como se mire. Por que todos sabemos que las peticiones  de los independentistas son imposibles de cumplir, sea por el Gobierno que sea. Pero es que, además, están comenzando a percibir que ese climax es diametralmente opuesto al que interesa a los agentes económicos catalanes y a la inversión en Cataluña, en consecuencia, para poder salir de la crisis. Y son demasiados los comentarios sotto voce de esa clase empresarial que ven con preocupación esta deriva, y pidiendo que "alguien" pare esa locura. Mudo testigo de esos gritos son el A.V.E Madrid-Barcelona...y demasiados periodistas... 

  Pues bien. Creo que el momento requiere dos cosas, dos gestos claros: por parte del Gobierno de la Nación, y, por otro lado, por parte de esas fuerzas económicas y sociales y políticas catalanas, que están cada día menos ilusionadas con ese proyecto suicida desde todo punto de vista. 

  Por parte de esas fuerzas económicas y sociales catalanas, creo que lo mejor que se puede hacer para que de una vez por todas tomen una postura clara es dejar que la cosa se pudra mucho más aún en Cataluña, hasta que sean los balances, la pérdida de mercados, la asfixia financiera y la subida brutal de impuestos la que los impela a vencer ese miedo que les impide decir con voz clara SE ACABÓ la juerga. Y es meridianamente claro que si ellos, los dueños de las grandes empresas catalanas dicen SE ACABÓ, se acaba el cuadro de una vez por todas y para siempre. Por eso y para vencer resistencias, mejor que sea Esquerra Republicana quién les meta el miedo en el cuerpo y logre vencer esa pusilanimidad. Y con ellos, la de tantos que no quieren que se les note que España y Cataluña no solo no son enemigas si no que de esa unión solo nacen beneficios, quizás más para Cataluña que para el resto de ESpaña. Y no pasa nada. 

  Por parte de Convergencia y Unió, esta situación catalana nos viene bien al resto de España. Esas tensiones independentistas romperán de una vez por todas esa coalición, lo que privará a esa pequeña burguesía que si es independentista de ese poder omnímodo del que han venido disfrutando desde siempre. Y nada mejor que otro desastre electoral previsible en unas elecciones como para apostar a que se mantenga esta aparente tensión. Problema de ellos. Pero SOLO de ellos. 

  En lo tocante a Esquerra Rublicana, lo ideal es que se crezcan, que se envalentonen. Con ello, destrozan al sector radical de Convergencio y Unió. Pero víctimas de su sino histórico, acabarán fagocitándose a ellos mismos. Si ojeamos su ejecutoria histórica, siempre ha sido un partido dado a reflujos: crecen y se destruyen a sí mismos para, eliminando a los líderes del momento, crear otros nuevos e iniciar el proceso. Sabe que JAMAS conseguirán esa independencia. SABEN  que en Europa no tienen cabida bajo ningún concepto. Y SABEN que carecen de armas serias para poder cambiar el mapa de Europa o el tiempo de la Historia. Luego su apuesta, descabellada, pero muy bien vendida, como siempre se topa con la cruda realidad. Bien. tengamos algo de paciencia y que sea esa propia realidad la que destruya los sueños de Esquerra. 

  Y del PSC-PSOE nada que decir. Perdidos en la nada, a nada llegan y a menos convencen. Su patetismo casi da pena...cuando no, simplemente asco.

  ¿El PP?...o se coaliga con otras fuerzas NO nacionalistas, o será esa cabeza visible de la oposición a la independencia, junto a Ciutadans. Veremos como encajan ambos sus respectivos segmentos electorales.Por que unidos, tendrían un poder desconocido hasta ahora en Cataluña, y decisorio. Pero algo SI HAN HECHO BIEN: nítidamente, sin complejos y con claridad meridiana, representan el NO a la independencia y la integración natural e histórica de Cataluña en el Reino de Aragón y desde los Reyes Católicos, de Aragón con Castilla para formar ESPAÑA. Luego que sean astutos y claros como hasta ahora: que se les note que ni tienen miedo y que si tienen proyecto. y, además de sensato, viable. 

Por el otro lado, tenemos al Gobierno de la Nación. Y poco se puede decir, salvo lo que ya sabemos todos: NO HABRÁ REFERENDUM de ningún género, y esa veleidad de unas elecciones "plebiscitarias" no dejará de ser si no una sandez innecesaria, para que rime. Luego sus líneas de acción deberán ser la exigencia del cumplimiento del déficit, el cumplimiento de las sentencias judiciales, la revisión obligatoria ( y lo es por Ley) de la financiación de TODAS las Autonomías, y dejar que ese mundo desquiciado del nacionalismo se destruya a si mismo. Los tiempos de la economía se encargarán de dejar en evidencia los desastres de la gestión catalana de sus locuras, y serán las cifras las que convenzan más que los discursos. Y hacer esto de manera CLARA y CONTUNDENTE, sin "encuentros secretos" ni habladurías en las sombras: poco se puede hablar con quien solo busca la ilegalidad. Y no hay atajos para nadie, y, menos, para el Gobierno de España. Y a esperar la sorpresa de Escocia, cuando digan NO a separarse de Inglaterra. Y a eso si le temen los independentistas...pero de sus bofetadas con las realidades de la Historia no vamos a ocuparnos ahora, dado que carecen de interés alguno, ¿verdad?. 

   Saludos cordiales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario