jueves, 8 de agosto de 2013

LOS NUEVOS TIEMPOS

   Uno de los cambios a los que estamos asistiendo y cambio profundo, además, en España es el del cambio radical en nuestra manera de producir y vender, bienes y servicios. De ser una Nación empecinada en vivir del pelotazo, de la especulación y de las recalificaciones, si, ese mundo de los "listos" en los que florecieron lo peor que de entre nosotros hay como sociedad, y así lo estamos viendo en las quiebras y en los Juzgados, a entender que la única manera de salir de este atolladero en el que nos metimos como sociedad es el de comerciar, vender y plantarse en cualquier parte del mundo para colocar nuestros productos. 

   Si antes lo que valía era el saber quién conocía al pillo de turno para una recalifiación urbanística o para la concesión de una determinada obra o servicio, esta Nación que se llama España a emprendido la búsqueda del negocio por todas partes...si, justo por donde debe y no por los despachos de los políticos de turno, sean del color que sean. 

  Y esto se demuestra solo con un par de pinceladas breves: 

  1.- Conseguir un contrato para el metro en Arabia Saudí por 6.000 millones de Euros, (F.C.C.), es una proeza que deja a nuestra ingeniería por encima de esos colosos ante los que se nos caían la baba,  como a los lerdos, creyendo que eran siempre otros y extranjeros los que podían optar a ellos, no nosotros. Pues bien: lo hemos conseguido,.y en el país, Arabia, en el que estamos construyéndoles el A.V.E. y mil cosas más. 

  2.- Técnicas Reunidas, consigue otro contrato de 750 millones para ingeniería llave en mano en el sector del gas en Argelia. Y van ¿cuantos contratos ya en estos sectores?. 

  3.- No hace falta ser muy avezado para ver que en los aeropuertos internacionales españoles, esa pléyade de ingenieros y empresarios que salen a todas partes de este pequeño planeta a buscar contratos, a pelear a cara de perro con cualquier empresa del mundo y en cualquier parte. Y esa empresas no son solo las grandes, no...si se habla con ellos se llevan la sorpresa muchos al saber que son pequeñas y mediana empresas las que entendieron que este nuevo modelo ya no tiene vuelta de hoja: es el futuro. 

  4.- solo hace falta seguir la prensa económica para ver el nivel de contratación de empresas españolas en el extranjero: IMPRESIONA. Estamos construyendo parte del metro de Nueva York (ACS), el nuevo Canal de Panamá (SACYR)...¿y cuantas cosas más de las que NO SE HABLA?. Tal vez nos gusta más el cotilleo barato, el Bárcenas de turno, las infidelidades de Urdangarín o si  S.M. el Rey de España es amigo de una tal Corina, cosa que me parece excelente, por cierto....si, pendientes como verduleros o porteras de barrio malo, de lo rahez, de las miserias humanas, pero no de lo importante. Y, mientras, estas noticias que nos deben llenar de orgullo y esperanza, pasan desapercibidas, ¿verdad?. Mala gente somos muchas veces, sin duda. Pero así somos.  

  Si. Nos falta fe en nosotros mismos, atacamos con saña lo que otros cuidan con esmero, a saber, nuestro NOMBRE como Patria: ESPAÑA, y, a pesar de nuestros esfuerzos denodados por echarnos toda la tierra encima que podamos...seguimos avanzando.  Se le atribuyen al “Canciller de Hierro”, Otto von Bismarck, la siguiente y lapidaria manifestación refiriéndose a España: “España es el país más fuerte del mundo, lleva siglos tratando de destruirse a si misma y todavía no lo ha conseguido”. ¿Podemos negar esto?¿alguien en serio puede decir que es falso ese centauricismo del que nos hablaba Claudio Sánchez-Albornoz, capaz de que logremos las mayores proezas que jamás nadie ha conseguido para pasar a destruirnos demencialmente sin solución de continuidad?. 

  Así somos. Pero así estamos cambiando. ¿La razón?....EL HAMBRE y, quizás la codicia. Pero sacando a colación la Fábula de las Abejas de Mandeville..."vicios privados...públicas virtudes". Luego espero que ese afán por lograr la riqueza o saciar el hambre nos impela a seguir por esta senda, la del trabajo, el comercio y el alcanzar el entendimiento de que en este mundo tan pequeño, la vida es sueño....y los sueños...TRABAJOS son, y que me perdone Calderón de la Barca por destrozar el soliloquio de Segismundo. Por que de estos sueños vamos a tener que vivir las próximas generaciones, no del separatismo, las idioteces ideológicas o el parroquialismo de quién jamás creyó posible que hubiese vida más allá de lo que se otea desde el campanario del pueblo en el que vive. 

  El mundo, pequeño y más cada día que pasa, es nuestro futuro. Ya lo hicimos durante siglos si, desde 1492...y es hora de volver a él, esta vez con los Tercios de nuestras multinacionales y la osadía de esos conquistadores que son nuestros empresarios medianos y pequeños  y de nuestras ambiciones, anhelos y esperanzas, como la de esos valientes soldados o aventureros, que sin nada que perder, curvaron un mundo que se creía plano. Quizás así, agitados pero prósperos, seamos capaces de ver a España, desde la añoranza con esos ojos de patriotas que alguien nos negó. 

  Saludos cordiales.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario