viernes, 2 de agosto de 2013

LOS CELOS DE PEDRO J. RAMIREZ

¿¿¿¿¿ALGUIEN NECESITA "VIGILAR A ESTOS ADEFESIOS?????


  ¡¡¡Como no!!!! La vedette del los cabarettes, Pedro J, Ramirez, en un ataque de celos, después de ver que Mariano Rajoy no cuenta con el ni para pedirle la hora, viendo que no dimite y que se la acabó el "chollo" Bárcenas, se saca de la manga que el Gobierno le persigue. 

  ¿De verdad que a este impresentable es necesario seguirle?....¿o quizás necesita ser el centro de atención de todos?. Si es por esta última razón, si necesita ser el centro de cualquier noticia, le recomiendo unas fotos con EXUPERANCIA RAPÚ, y vestido con TANGAS y de lagarterana, eso si, de diseño de Agatha, cosa a la que según parece, es muy aficionado. Pero, por favor, que nos deje en paz. 

  Siempre este individuo pretendió un poder del que jamás era parte, el poseer la capacidad de cesar a Ministros, cambiar la composición de los Gobiernos o influir en las decisiones que solo competen a un Gobierno elegido por el pueblo, no por los periodistas, con el "amigo" E. Inda a la cabeza. 

   Y, presa de un ataque de cuernos, víctima de un aparente ninguneo por Mariano Rajoy, persona nada dada a dorar píldoras a nadie, preso de la cólera, hace la travesura. Y viendo que con la travesura nada consigue, y que la Justicia es la verdadera protagonista del caso Bárcenas, no tiene nada mejor que inventarse si no persecuciones histéricas, declaraciones histriónicas y apariciones esperpénticas. Todo acorde con la catadura moral de este tipo, carroñero allí donde se pueda despachar algo de esa mercancía. 

  Pedro J.: descansa este verano y arregla la situación crítica del periódico que diriges, y déjate de decir IDIOTECES. Estás más visto que las aventuras de Heidi... pero sin disfrazar, como tu lo hacías con Exuperancia Rapú, la del vídeo.... Así que disfruta en la playa con la genialidades de Agatha Ruiz de Prada y sus modelitos y déjate de bobadas y piérdete. Nada se perdería si fuese para siempre...

  Y es que cada cual es víctima de su pasado y de sus actos...¿verdad, Pedro J. Ramírez?. 

  Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario