lunes, 27 de mayo de 2013

LAS AUTONOMÍAS EN LA ENCRUCIJADA.

 Si las cosas no están bien diseñadas, si el uso que de ellas se hace no es el correcto, si son los apaños los que "arreglan" los desajustes, lo normal es que, al cabo del tiempo, ese edificio que con tan poco fundamento se construyó a base de parches, se resquebraje y amenace ruina. Y eso mismo está pasando con las Autonomías. Idea original en sus comienzos, por desidias de unos, ambiciones de otros y la manipulación que a todos nos sometieron hacen que se llegue al punto en el que esta situación tenga que ser revisada, de manera severa y profunda y con premura. 

  En sus orígenes, el la época constituyente, ese concepto de las Autonomías venía a suplir la centralización estatal que concentraba en Madrid absolutamente todas las decisiones de carácter político y administrativo de la Nación, copia del racionalismo que se instaura en Francia con la Revolución , donde se divide el territorio en prefecturas, siendo estas la representación del estado francés en cada territorio, y la manera más adecuada de poder supervisar con eficacia y evitar las diferencias. 

Y, frente a ese modelo, en España, y dada su historia con Reinos que SI LO FUERON y peculiaridades muy específicas, el volver a acercar esa administración a las particularidades históricas pero dentro de la indisoluble Nación Española, podría tener su sentido. Cuando se discutía sobre estos aspectos, a la hora de redactar el Título VIII de la Cosntitución, una de las respuestas que se dieron para que ese nuevo modelo pudiese llevarse a la práctica, fue que las autonomías en su despliegue administrativo, usasen de las Diputaciones Provinciales como elemento de presencia territorial, sin abandonar al mismo tiempo sus obligaciones. De hecho en las Autonomías uniprovinciales, ese fue el modelo. 

  Pero se salió todo de madre. Se crearon una pléyade de organismos, se arrinconaron esas Diputaciones, y se entró en una senda de gastos absurdos, se entabló la carrera de la búsqueda de competencias por que de esa manera, se lograban los traspasos económicos que conllevaban y de los funcionarios correspondientes, como si de un  juego piramidal se tratase. Y sobrevino el desastre que todos sabemos. Y con el desastre, los llantos, por que, si hay algo claro, es que así no se puede mantener esta situación. No tenemos recursos, esto es, dinero para poder seguir derrochando. 

  Y llega la hora de la disciplina, de poner orden en las cuentas y los gastos. Y con ello, llegan las diferencias. Diferencias, por que a la hora de recortar esos déficits, unas emprendieron recortes casi heroicos y lo lograron, a costa de privaciones y medidas necesarias pero impopulares, pero otras, aún intentándolo, se resistieron a acometer esa eliminación de aquello que SI se podía recortar, pero que políticamente, no les traía cuenta. Y nos encontramos con que si bien es cierto que hay especificidades entre las distintas Comunidades que se deberían tener en cuenta a la hora de revisar esos déficits para este año, también es cierto que no se puede pedir esa asimetría por parte de algunos que se niegan a esos recortes drásticos, por razones meramente políticas. Por que ¿como pedir a los que si cumplieron que otras regiones, como Cataluña, que RECHAZA al Estado y OFENDE a los demás españoles, se permita el lujo de mantener en esta crisis ¿cuantos canales de televisión y radio, o embajadas?¿como  convencer a los demás de que tienen que tolerar que en Cataluña, por ejemplo, un policía autonómico gane más que sus homólogos de la Policía o Guardia Civil, solo por pertenecer a los Mossos?. Querían policía autónoma...y les dirán los demás: PAGADLA pero SOLO con vuestros impuestos. Querían unos sueldos de funcionarios autonómicos superiores al los de sus homólogos del resto de España. Bien: pero SOLO con vuestros impuestos, si, con el tramo autonómico del I.R.P.F y los impuestos específicos, pero no con los Presupuestos Generales de España, los do TODOS. 

  Y la pregunta es, ¿por que hemos de pagárselos los demás españoles?. Y reclaman más ayudas y tratos especiales, cuando formando parte de España, es esa España la que en su conjunto debe rendir cuentas a la U.E., dado que a la U.E. en nada le importa la existencia de Comunidades o historias como esa en ninguna parte de la Unión, solo cuentan los Estados, sujetos de derecho comunitario y nadie más.  Luego, quienes deberán afrontar ese dislate y de una vez por todas, son precisamente esas Comunidades gastosas y en especial, Cataluña, les guste o no. Por que amenazar con IDIOTECES SEPARATISTAS pero sin dinero, no deja  de ser una majadería de perdedores, una salida válida para levantar polémicas en la prensa pero sin recorrido alguno. 

  Se entiende bien la postura de los llamados barones díscolos del PP a la hora de no aceptar trato de favor alguno, ni siquiera a cambio de inversiones en obras públicas poco prácticas y nada generadoras de empleo, a tratar en el Consejo de Política Fiscal y Financiera esa situación difícil a la que asistimos. Pero por un momento, pongámonos en la piel de Monago, o de Cospedal o de González o Feijóo, que SI CUMPLIERON: ¿como presentarse ante sus conciudadanos para decirles que otros, que NO CUMPLIERON seguirán sin cumplir, como siempre, y, además, en el caso catalán, se empecinan  y enorgullecen en mantener lo que no pueden pagar con sus recursos y que no acatarán sentencia alguna, ni siquiera del Supremo o del Constitucional, y, además, nos seguirán llamando ladrones y ADEMÁS, pidiendo dinero?. Sencillamente: es imposible que lo hagan, guste o no al Gobierno. Y no lo pueden hacer después de las privaciones y estrecheces que padecieron sus conciudadanos.

  No es posible. Y lo que se demuestra con esta situación sobrevenida por la crisis y expuesta a la luz plena por la carencia de recursos, es que este modelo tiene los días contados, por INSOSTENIBLE. Como los CUPOS FORALES, tanto vascos como el Amejoramiento navarro. Y no es ya de pura lógica el acometer esos reajustes, es que, además, tendrán que ser revisadas esas competencias demasiado caras y que nos unen, como es el caso de la Sanidad o de la Enseñanza, que deben ser iguales para todos, y no motivo de discrepancias. 

  Y me da que el Presidente Rajoy, tiene ante sí y entre sus manos una de las situaciones más complicas y complejas que podamos imaginarnos. La única garantía que a mi juicio tenemos es que si alguien conoce a la perfección la Ley (como Registrador de la Propiedad), la Administración, ya que pasó por todos sus escalafones, tales como edil, Presidente de Diputación, Consejero en Galicia y Ministro, entre otros de ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, ese alguien que bien conoce el asunto y en profundidad es él. ¿Nos imaginamos a Zapatero y al PSOE en este zarzal?...solo suponerlo, me da escalofríos, pensando en Leyre Pajín, Blanco y la amiga Bibiana Aido, bajo la "astuta" mirada del de las cejas, Zapatero, diciendo ¿que animalada, con tal de no arreglar nada?¿tal vez otra vez decir aquello que le dijo a Maragall de que se haría lo que él quisiese, por que Cataluña ni o demandaba ni tenía interés alguno en ello?. 

 Tiempos complejos en esta crisis atroz. Pero cosas que van saliendo a la luz y que deberemos resolver, con inteligencia y astucia, pero también con valentía y determinación y para siempre. Y malos tiempos para los nacionalismos, desde luego...., y de lo cual me alegro de manera extraordinaria. Fueron una plaga, son un desastre y se merecen, lisa y llanamente, su extinción por ahistóricos. 

  Saludos cordiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario