miércoles, 15 de mayo de 2013

EN POLÍTICA, SE BUSCA EL MÉRITO, NO LA SIMPATÍA

  Vengo diciendo que estos tiempos de crisis económica profunda que padecemos, no solo están trayendo como consecuencia, la depuración de una economía maltrecha, si no que, además, aportan la depuración de toda una sociedad, de sus defectos, de los vicios en su funcionamiento, haciendo que salgan a la luz y quizás de golpe, aquellos vicios que hemos estado padeciendo y de manera silente durante demasiados años. Y es esa situación de revisión de todo cuanto nos rodea y el escrutar a todos cuantos tienen o han tenido responsabilidades en la gestión de nuestros asuntos lo que hace que las disfunciones, las incapacidades, las anomalías y lo que sencillamente podemos llamar, los ATROPELLOS de esos gestores de lo público, salgan a la luz y, de ahí, a los Juzgados, por una parte, y por la otra, a que no estemos dispuestos a tolerar que se vuelvan a repetir esas situaciones. Y eso es el verdadero éxito de la Democracia, con mayúscula. Luego ¡bienvenida sea esta nueva conciencia que parece estar abriéndose paso entre nosotros, los ciudadanos!.

  Uno de los males que aquejan a nuestra Democracia es el funcionamiento interno de nuestros partidos. En ellos, campean desde siempre los grupúsculos que ostentan el poder o que aspiran a hacerse con las riendas del mismo, usando para ello los resortes que cada organización política posee, y bendiciendo esa pantomima de "democracia digital" con congresos a la búlgara, donde por aclamación , pero sin papeletas, se elige a quienes han de ostentar esa representatividad, y donde se aprueba, SI o TAMBIEN SI, esas listas cerradas que NADIE en las bases conoce, pero que, ¡curiosamente!, siempre están formadas por los mismos, como si el tiempo y el ejercicio del poder no desgastasen, no se cometiesen errores, y, sobre todo, no hubiese recambios. Lamentable error que conduce inexorablemente a la aparición de las "camarillas", los "allegados", generalmente amiguetes de los que mandan o de los "alienígenas", si,esos que jamás se presentaron para nada en congreso alguno y, nombrados por el dígito índice del satrapilla o el satrapón de turno, según toque, aterrizan en la organización con excelentes prebendas, sin más méritos que el de ser amiguete de alguien. 

Mal asunto. Y lo es por que aleja a los militantes y simpatizantes de esa idea de partido. Y son esos militantes y simpatizantes los que, cuando hay que movilizarse para una campaña electoral, hacen ELLOS LA CAMPAÑA mediante el boca a boca o mediante el debate entre los próximos, y no esos políticos acostumbrados a que les llenemos los locales en los que dan esos plúmbeos mítines capaces de cansar hasta las piedras.

  ¿Y quienes se sientan en las primeras filas, justo detrás de los políticos-oradores que solicitarán nuestros votos?. Pues el sustrato del que saldrán esos nombramientos "digitalizados" por que el "jefecillo" entiende que han de ser ellos, los de su confianza, que no los de los méritos,  los llamados a estar. Los demás, tenemos solo el derecho de ver estupefactos como esos nombramientos, como esas listas y esas personas que conforman las guardias pretorianas de los que detentan el poder en los partidos, son los únicos que a la hora de la verdad tienen posibilidades de estar. Los demás, a comprar pipas y a esperar. 

  Soy votante del PP. Y es mi partido, así que hablare de él. Y dentro de él, de dos casos, distintos en mi opinión, que pudieran ser el anverso y el reverso de la misma moneda. Por un lado tenemos a Juan Carlos Caballero Montañés, licenciado en Derecho. El Presidente de la Comunidad Valenciana, Sr. Fabra,  nombra Secretario General del Instituto Valenciano de la Juventud a alguien cuyo único mérito es el haber sido Presidente de NN.GG de Valencia. Luego, ese nombramiento ¿que es lo que prima?¿el aplicarse en los estudios, sacar doctorados, emprender una vida profesional en el mundo privado o el estar ya paniaguado desde los comienzos de los estudios?. Y es eso lo que no se puede tolerar. Será LEGAL, pero es INMORAL. Por que este mozalbete, si no es de mente barbilampiña, con que se mueva un poquito, tiene plaza asegurada en las listas de las próximas elecciones y los trienios en las Cortes, garantizados hasta la jubilación. Legal, SI, pero deleznable EN LO MORAL. Esa es la diferencia entre lo justo y lo meramente legal. Y es comprensible la indignación que ha supuesto ese nombramiento. Y con razón. 

  El otro caso es el opuesto. Baleares, Sr. Bouzá. Entre otras personas, mujeres todas ellas, ha nombrado a Verónica Hernández Rodríguez. Bien. Resulta que esta señorita, es licenciada en Periodismo por el C.E.U.. Trabajó en distintos medios, bien en prácticas y, luego, COMO TOD@S, en donde salía trabajo en su profesión. Fue Miss Baleares en el año 2009, ¿donde estaba el PP entonces? (en la oposición...). Habla dos idiomas, el alemán y el ingles. Luego, en mi opinión, se lo merece. Demostró que su afinidad por el PP no era óbice para buscar una salida profesional y por sus propios medios. Y, desde luego, con la carrera, los idiomas y su afán por ganarse la vida de una manera digna y sin "ayudas políticas", la hacen acreedora de respeto. Y si, además es muy guapa, mejor que mejor. 

  Estos dos ejemplos son las dos opciones que tenemos. Y hablo, insisto, de las del PP, de mi partido, que es el que me interesa. Y, por descontado, prefiero la segunda a la primera de ella, esto es, creo el la fórmula de Bouzá y no en la de Fabra. ¿Me explico con claridad?. Y es momento de, a la hora de elegir, que esos responsables políticos no olviden que en la calle cruel, si, esa que tratan de no visitar, y, menos aún, de vivir, pero que es donde están sus votantes, esa calle, digo, no está dispuesta a seguir aguantando nombramientos de indolentes sin vidas profesionales ajenas al mundo del trabajo privado, a seres exóticos al riesgo del paro, y a pupilos acostumbrados desde casi imberbes a hacer generosas genuflexiones hacia los "líderes", con tal de estar cercanos al poder. 

  Luego menos Carromeros que son una bomba al volante y sin puntos, pero ya colocados y más Verónicas, acostumbradas a buscarse las habichuelas en esta calle cruda e inhóspita en las que vivimos las gentes del pueblo. No lo olvidéis: vuestros sillones dependen de nuestros votos, y estos, están vinculados a nuestra paciencia. Y queda ya poquita, queridos. ¡¡ESPABILAD!! o a la oposición. Así de sencillo. 

  Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario