miércoles, 3 de abril de 2013

CRISIS Y REVOLUCIÓN, MOTORES DEL PROGRESO DE LA HUMANIDAD

Crisis económica, crisis sociales, y demasiadas ideas y conceptos en crisis. Esta es la situación en la que vivimos. Y sin precedentes por su duración y agudeza en los tiempos modernos, esto es, desde los últimos 150 años. Y como en las grandes Revoluciones en la Historia de la Humanidad, y estamos en medio de una de ellas, las salidas posibles, ni son claras ni, menos aún, son agradables para nadie. 

  Revolución, sinónimo para unos de caos y desenfrenos, pero en Ciencia Política, sinónimo de cambios profundos e irreversibles, no necesariamente cruentos ni violentos, pero si radicales, Revolución, elemento de mutación necesario para la evolución de la Humanidad, manera de adaptarse a los cambios que la tecnología y el conocimiento nos ofrecen, es la Revolución en definitiva el forceps que la Ciencia partera usa para ayudar a parir la criatura que Doña Evolución y Don Progreso engendraron: el Futuro. Y son demasiado grandes y profundos esos cambios como para que entre los dolores de ese parto no derramemos esas lágrimas tan amargas, por que algo de nuestra vidas se va con lo que está naciendo. Y se van maneras de entender el mundo, formas de comportamiento, métodos de organización social y familiar y aparecen los temores a lo desconocido que no es que venga, es que está ya, ESTAMOS YA en medio de eso nuevo. 

 ¿Cambios?. Demasiados. La robotización, los automatismos, la mecanización, la informatización, los avances en la organizacion industrial y económica, la apertura de los mercados sin fronteras, la interconexión de todo el planeta en una única red efectiva económica, la deslocalización industrial, los nuevos países emergentes...todo ellos en tan poco tiempo, en apenas treinta años. Brasil, Rusia, Sud-Africa, India, Indonesia....países que en la mayoría de los casos no contaban en la escena económica internacional como actores principales hace nada, ahora aporrean las puertas de los principales lugares donde el poder, de la naturaleza que sea, se reuna. De ser meros consumidores de lo que producíamos, resultan que son fabricantes de lo que consumimos, de ser receptores de mercancías a serlo de capitales, de comprar tecnología y métodos a exportarlos, en definitiva, de ser usuarios a ser creadores. Todo un mundo que se integra cada vez más y que cada vez más, desplaza los focos del poder. 

  Si antes era el Mediterraneo el mar del progreso, donde se bautizaron los espíritus de la Democracia griega y del Derecho de la mano de Roma, se pasó de la mano de de España y las talasocracias modernas al Atlantico, y en sus aguas se bendijeron los viajes, el comercio y la Revolución Industrial, creadoras de nuevas clases sociales, en especial la burguesía, el proletariado y la democracia universal para algunos países y con ella, la extensión de los derechos individuales. 

Pero ahora ese centro de poder se desplaza al Pacífico, y con él nuevas perspectivas de trabajo...de MENOS trabajo para todos, de nuevas formas de participación ciudadana gracias a la sociedad de la información, de la permeabiliad social, gracias al abaratamiento sin límites, tanto de los tiempos empleados como del coste de los mismos, en definitiva, se abren las puertas de la comunicación y en tiempo real y sin límites. Y un ejemplo: hace escasamente treinta años, el viajar por el mundo era privilegio de unos pocos, Ahora, HOY, ¿quién no ha viajado y mucho?. Y de manera masiva. Por que estamos en una ALDEA GLOBAL y ahora no es que tenga virtualidad ese concepto, no, tiene carta de REALIDAD, esto es, ya es el presente, para bien o para mal. Y es invariable en lo sucesivo.

  Pero estos cambios imparables tienen sus precios, sus peajes. ¿Seremos capaces de entender que el trabajo, tal y como lo entendemos hoy en día será un bien muy escaso?¿seremos capaces de entender que los avances científicos y el aumento de la esperanza y calidad de vida, harán que cada vez seamos más lonjevos, y, en consecuencia, más tiempo deberemos trabajar para poder sufragar los costes de la protección social?. Ya somos conscientes de algo que antes era un adorno en el curriculum: los idiomas. Hoy, son una necesidad elemental, y no solo el dominar uno de los grandes. Y solo es un ejemplo de lo que YA estamos viviendo. 

   Otro detalle de lo que se nos avecina y ya padecemos. Estábamos acostumbrados a soñar con desarrollar nuestra vida profesional si no en la ciudad que nos vio nacer, si al menos, cerca de ella. ¿Seremos capaces de comprender que ya es norma el tener asumido que cuando se inicia una vida profesional ya se tiene descontado que los traslados de nación e incluso continente están incluidos en el salario si es que se quiere triunfar?. Y en esas condiciones y con esas circunstancias, ese reducto tan nuestro que es la familia, ¿como se adaptará a la distancia, a esa pérdida de contacto casi diario que, como cemento, la unía?. 

  Tendremos que trabajar más, soportar con nuestros impuestos más cargas sociales, pero tendremos que entender que el propio concepto de trabajo está en mutación. No será el futuro de ese trabajo la realización de tareas repetitivas, fácilmente automatizables, si o si, dado que si no se aplican aquí los avances de la Ciencia, otros las aplicarán y, por la vía de los costes y de la rentabilidad, nos la impondrán, a las malas. Será, muy probablemente, trabajo creativo, actividades donde la imaginación y la inteligencia sean la esencia de ese trabajo. Y no será continuo. Y ello conllevará la modificación de lo que entendemos por familia tradicional. ¿De que manera?¿hasta que punto?. En eso estamos, y las perspectivas no son alagüeñas, pero no por ello, son evitables. Y no lo son por que jamás se pudo poner coto a los avances que el intelecto humano es capaz de crear, luego difícilmente se podrán poner barreras a sus consecuencias. 

  Esperemos que, una vez más, estos cambios en los que vivimos, nada fáciles y si demasiado rápidos no logren eclipsar nuestro futuro. Por que la generación de los que ahora tienen la vientena serán los llamados a anclar de la menor manera posible estos cambios, antesala de los siguientes y cada vez más substantivos. 

   Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario