lunes, 11 de marzo de 2013

BÁRCENAS NO PUEDE SALIRSE CON LA SUYA

   Ya llevamos más de un mes con el tan traído y llevado caso Bárcenas. Y después de este plazo, tengo claro que, entre otras cosas, es la comunicación lo que ha fallado y de manera clamorosa en el Partido Popular. Y me duele. Me duele demasiado por ser el partido al que he votado siempre y al que seguiré votando. Y no por cerrilismo, no si no por que representa el conjunto de ideales políticos con los que más me identifico. Por eso, junto a ese dolor, hay que añadir la más profunda contrariedad por este asunto. 

  Vayamos por partes. El asunto está donde tiene que estar, esto es, en manos de la Justicia. Y es en esa sede donde se dirimirán el conjunto de aspectos concretos que aclararán de manera contundente y definitiva las responsabilidades de cada cual. 

  Pero hasta que se llegue a ese punto, el de la SENTENCIA, el trecho es demasiado largo, y el protagonismo de algunos Jueces, ya se pone de manifiesto. Y nada menos que aparece el Juez Bermudez, si, el del 11M, persona nada dada a la discreción. Y entra a disputar al Juez Ruz la investigación de la causa. ¿La diferencia?. Simple: mientras el Juez Ruz es meticuloso, exhaustivo y directo, va paso a paso, y sin filtraciones, este Bermudez, que no tiene un pelo de tonto, ya está repartiendo posibles culpabilidades civiles subsidiarias a diestro y siniestro, por la puerta de atrás y con carácter preventivo: tiene vértigo de micrófonos y sed de periodistas. ¿Tiene hambre de justicia o solo necesidad de protagonismo?. Mal asunto. Y peor es que para alcanzar esa notoriedad de la que es preso, no dude en usar si no la grotesca querella de IU.  Luego a buscar protagonismo de rondón. Esperemos que a su esposa no se le ocurra sacar otro libro en el que nos cuente sus "soledades" sobre las decisiones adoptadas en este caso, y que el Juez Instructor del caso, Ruz, aparte las manos de esta "vedette" de las cosas serias. Será mejor para todos. 

  Pero volviendo a lo anterior, hasta que llegue la sentencia, decía, tengo claras algunas cosas. Tengo claro que Bárcenas es la persona por la cual el PP está pasando por este calvario, más en calidad de víctima de sus artimañas que como autor de desafueros. Luego la acción judicial para defender al PP,  a su buen nombre y el honor de, no solo los militantes, si no los votantes, ha de ir directa y sin contemplaciones contra ese personaje. Y hacerlo con todos los medios de que se disponga, sin permitir pacto alguno o la más mínima negociación. Traicionó al PP. Luego el PP debe hacer lo humanamente imposible para que este individuo JAMAS vuelva a levantar cabeza. Y con él, todos y cada uno de los que pudieran estar en el asunto. Me da lo mismo quienes y cuantos sea. Personalmente creo que con los dedos de la mano me sobran algunos caso de que tuviese cómplices en el PP. Luego sin miedo, a fondo y de manera tajante contra este esperpento. Sin piedad ni conmiseración alguna. 
  
Pero tengo claro también, y me duele más aún, que en la calle Génova hay dos tipos de personas que obedecen a orígenes distintos, y que denotan divisiones o sensibilidades distintas, cuando menos: una parte estaría representada por Mª Dolores de Cospedal, nada asidua a la calle Génova hasta su elección como Secretaria General en el 2008. Y es la tendencia que se podría definir como la de que "cada palo, que aguante su vela", o lo que es lo mismo, a Bárcenas ni agua. La otra tendencia estaría representada por Javier Arenas, y englobaría a los que no han salido nunca de la calle Génova y serían partidarios de llegar a algún tipo de acuerdos, -nadie sabe a cuales, ciertamente- con Bárcenas. Sería la postura más refractaria a las querellas.  Quede claro que digo representarían, no que lideren activamente esas tendencias. 

  Y si algo tengo claro es que la postura de Cospedal, de no dar tregua a Bárcenas desde el primer momento, es la correcta, y no olvidemos que fue llegar ella a la Secretaria general del PP y salir Bárcenas de su torre de oro, de ahí la animadversión de este personaje contra ella. Por que la otra alternativa, la que digo, estaría representada por Javier Arenas, implica el negociar de alguna manera con el estafador. Y quién negocia con un estafador, debería saber que el chantaje nunca tendrá fin. Luego interesa yugular de raíz cualquier esperanza que Bárcenas pudiera tener sobre sus capacidad de presión contra el PP

  Tengo claro también que esas dos tendencias en el PP implican dos tendencias en la comunicación: una, claramente directa, acusatoria, dispuesta a dirimir este asunto cuanto antes y de manera tajante. La otra...solo el perfil bajo, los silencios silentes, los rumores.....los malditos consensos.. Y de esa asintonía entre ellas solo se producen ruidos para los ciudadanos y desánimo para los que somos sus votantes. Luego un error añadido más por parte de quienes creyeron que los silencios y el ponerse de perfil con este asunto sería la estrategia más adecuada: solo consiguieron que las dudas se convirtiesen en sospechas, que la estupefacción inicial se trocase en indignación, y que la imagen de nuestro partido quedase a la altura de la nada ante nosotros mismos. Y eso no se puede tolerar en modo alguno. Yo, desde luego, no.

  Pero es que además, resulta que el sector representado por Cospedal da la cara, en los momentos duros. El otro sector, el pactista, por decirlo de una manera gráfica..¿donde estaba y donde está escondido?. Nadie lo sabe.  Pues bien: es ese sector partidario de la "discreción" el que tiene que ser laminado, sea jubilado o cesado sin demoras. Además coincide ese sector con el de los más veteranos en el PP, los que llamo acumuladores de cargos y celadores de las influencias. No han estado a la altura. Y quién no sabe estarlo, no puede permanecer en esos aledaños de la calle Génova. 

  Por último soy de la opinión y así de claro lo tengo, de que se debe aprovechar esta terrible situación par hacer las reformas drásticas en el Partido Popular que sirvan para que gentes nuevas entren en la dirección del PP, A TODOS LOS NIVELES, comenzando por los más próximos a los ciudadanos y ,no los profesionales de siempre en la política

  Y tengo claro también la honradez de TODOS los que dirigen y dirigieron el PP   sin excepciones. Que un ser miserable y chulesco sea de esa condición no implica nunca que el partido sea corrupto. Por eso, por que no es bueno que nadie se eternice en  ningún lugar, por que los personalismos de los de siempre son, a la larga, nefastos para las organizaciones, es por lo que quiero que esa vieja guardia se jubile. No es de recibo que se finiquitase a Bárcenas con una indemnización millonaria..¿por qué habría de dársele esa indemnización?¿en base a que?. Pero si a eso le añadimos la "gracia" del ex-marido de Ana Mato, que, cesado de la Alcaldía, es recogido por la organización del PP, y mantenido en ella, lo que se pone de manifiesto es la indolencia de algunos, su alejamiento de las demandas de los militantes y las inercias perversas que hacen cautiva a una organización que debe ser siempre modelo de agilidad. En definitiva, la falta de pulso de esa vieja guardia que dirigía el Partido Popular, se adueñaba de Génova, y no está dispuesta a dejar sitio amplio y claro para nuevas gentes. Y no estoy dispuesto a consentirlo. 

   Solo soy un simple votante, nada más. Pero cuidado: mi humilde voto puede unirse a otros que, como yo, no aceptamos este estado de cosas. Y la cuestión es:¿seguro que somos tan pocos los que estamos en esta tesitura?.

  Esperemos que espabilen.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario