viernes, 8 de febrero de 2013

SANCHEZ GORDILLO Y LAS SENTENCIAS




   Desde luego, no pasa un día sin que aparezca una noticia que "ayude" algo a empeorar nuestro ánimo. Si están de moda Urdangarín y su alias, Torres, también lo están Bárcenas, su abogado el aspirante a Ministro, Trias Sagnier y su mentor, el inefable, Garzón,  (¡¡¡Dios nos libre de ese padecimiento!!!), ahora nos llega al ínclito Sánchez Gordillo, cliente predilecto de Mercadona y la inestimable ayuda que los Jueces del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le ofrecen.  Y es que en esta tierra de María Santísima, hay que santiguarse cuando a algunos les da por razonar. Santiguarse e irse a la farmacia más próxima, bien a por un vomitivo o por un laxante, según gustos y sin hacer mercadoning, esto es, pagando  y sin amenazas para con los perplejos mancebos ante lo opuesto de ambos medicamentos. Y es que la cosa tiene su enjundia, luego no viene mal el tener los dos fármacos a mano, para dosificarlos según se va digiriendo los considerandos de la sentencia que a continuación trataré de relatar.

   Todo viene a colación cuando Sánchez Gordillo, para estimular el consumo y crear empleo, en esa fiesta del trabajo que fue la Huelga General del 29 de Marzo, no se le ocurre idea mejor que el ir al Mercadona de  Estepa, muy cerquita de donde está su pueblo, Marinaleda, para evitar las aglomeraciones de la gente a la hora de comprar. Y como los remedios de santo son los mejores para los excesos, pensó que nada mejor para sus propósitos, que cerrar ese establecimiento, y de paso, conseguir unas horas de asueto no remuneradas para los que allí trabajaban. Y por cuestiones de salud laboral, había que cerrarlo, por el bien de los trabajadores -pocos- y de las muchas trabajadoras, cuanto antes

   Lo malo es que a veces, esos trabajadores son duros de mollera y no atienden a sus generosas intenciones. Y no digo nada cuando alguno de ellos dice algo parecido a que "de huelga, nada de nada, que no cobramos". Entonces no hay más remedio que emplear razonamientos más incisivos y contundentes, si procede para hacerles entrar en razones. Siempre pensando en su bienestar y su futuro. Y se dio ese caso

   ¿Cobrar?¿para qué?, les decía Sánchez Gordillo: en Marinaleda no existe ese problema: paga la Junta de Andalucía desde hace 34 años todo lo que se tercie y más, y, lo mejor, regala casas, cortijos y peonadas a los que deseen participar en esa Feria permanente en la que se ha convertido ese pueblo. Y si se portan bien, hasta es posible que puedan hacer excursiones a los distintos cortijos andaluces en los que pasar agradables días de campo,   eso si, siempre ajenos y sin invitación, protegidos por la Guardia Civil y recibidos con cariño por los periodistas, aunque con algún que otro recelo de los gerentes de supermercados, instituciones financieras y explotaciones agrícolas de los contornos cuando pasan por allí.  


  Pero mira por donde, no solo tiene el apoyo permanente de la Junta de Andalucía. Tiene, además la comprensión de las sentencias judiciales, que no es mala compañía, en su decisión de no admitir dos causas que contra este "Che Güevones " (¡¡PERDÓN!!= Guevara, quise decir) por los incidentes que España pudo contemplar a través de las televisiones, y que dieron al vuelta al mundo. Y naturalmente TELE 5 les dedicó el correspondiente programa del corazón, donde apareció con su alter ego, Diego Cañamero, muy enfadado últimamente por que no le reeligen como factotum de El Coronil, pueblo aspirante a ser otro Marinaleda pero con peor suerte: y es que debe ser la cercanía de la base aérea de Morón de la Frontera y de los americanos allí presentes los que impiden que el pueblo le aclame como su libertador: más bien desean que se vaya a su casa....o a Marinaleda.

  Pues bien. Dicen los Jueces que no ha lugar a esa dos causas por las siguientes razones:  Según ellos, "..no es constitutivo de infracción penal el afear la conducta a quienes no secundan la huelga   ni acudir en masa a los establecimientos abiertos al público sin más armas que la palabra, el ruido o la presencia física con la finalidad de que los responsables de los mismos tomen la decisión de cerrar el establecimiento...". Luego ya sabemos. Cuando tengamos que ir a los Juzgados, les hacemos lo mismo a los jueces, y por el mismo motivo, cerramos los Juzgados y nos vamos de cañitas. Ale. 

  Y ese alto Tribunal no aprecia ilegalidad cuando Sanchez Gordillo, en sus delicadas conversaciones con el encargado del Mercadona de Estepa, le convence de lo conveniente de ese cierre por que si no volvería, tiraría la mercancía y tendría que "...poner a trabajar a toda la gente (de la plantilla) durante veinte días...". 

   Pues bien. La sesuda respuesta que ante la posibilidad de ver las mercaderías por los suelos ,- y conste que no es una bajada de precios, si no de pantalones-,  es la de que, "...al no exhibirse armas ni objetos peligrosos, estar presente la Guardia Civil  -¿no os digo que son inseparables de Gordillo-, y que el daño que se podría ocasionar ...resulta de escasa incidencia para un estableciento con un  importante volumen de negocio...", pues no hay problema. Luego está claro que si avisamos a la Guardia Civil, nos vamos treinta amigos (y amigas, no sea que me acusen de misógino, con lo deliciosas que son ellas) a un Banco y le decimos al Director que no nos da la gana pagar los créditos pendientes o le tiramos los papeles por todo el barrio, al no portar porras ni bombas fétidas, estamos dentro de la Ley. Y, ya puestos, pues le decimos al Director de esa oficina que se prepare unas cañas, que a ese paso pronto nos haremos amigos y de los mejores de tanto ir a verle, sin duda. 

  Huelga decir que, a este precio, yo me apunto a los piquetes de Sánchez Gordillo, por lo entretenidos, por el uso florido que hacen algunos del lenguaje, por la no violencia y por los viajes. Pero sobre todo, para poder leer como protagonista colectivo de los hechos futuros, las sesudas opiniones de tan jurisculsultos señores: no tendrán desperdicio

   Y es que el ingenio, bien vale un piquete, ....informativo

  Saludos cordiales. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario