miércoles, 27 de febrero de 2013

REQUIEM POR EL PARTIDO QUE OLVIDÓ QUIEN ERA Y ES

 Requiem por un por un partido político que olvidó quién era. Y el más sentido pésame para los que viven esa tragedia, para los que creyeron en él con pasión, con ese sentimiento que solo la militancia honesta es capaz de despertar en los individuos que abrazaron  su doctrina. Por que si algo quedó claro con la decisión de Pere Navarro,  es que el PSOE en su conjunto no es que atraviese una crisis concreta en un momento concreto, luego algo puntual y pasajero. No, atraviesa una descomposición absoluta como tal organización, en las ideas, en las personas y en las formas, se juega su existencia y ahora, en definitiva. 

  Y es que un partido entra en esa descomposición cuando no es capaz de tener las mismas ideas básicas en todo el territorio nacional. Descomposición añadida, cuando no cree fírmemente en algo esto es, cuando se acompleja ante ideas espúreas a su ideología, como pueden ser los criterios nacionalistas. Descomposición que se produce y de manera gangrenosa cuando por mera táctica electoral abraza postulados contradictorios, tanto en las ideas como en la legalidad de las mismas, renunciando a la defensa de su propia obra anterior, en este caso de la Constitución Española de 1978, en la que por ellos y con ellos, tantos elementos se introdujeron en la misma, elementos que ahora brillan por sus defectos. Y descomposición, cuando al margen de los militantes, se asiste al triste espectáculo de ver quienes logran sobrevivir en pleno naufragio de ideas, métodos y personas, creando un reino de mediocridades que hacen insoportable el pensar con seriedad en las posibilidades de su contribución al devenir de nuestra Patria. 

  ¿Patria?. Es el primer concepto jacobino, progresista que en el PSOE se cuestiona.  ¿Bandera?. ese elemento nuclear de todo buen izquierdista, el que jamás se discute y el que merece la pena de ser peleado hasta apropiárselo, les de vergüenza a algunos, defendiendo en su lugar no el símbolo que une a todo un pueblo como el español, si no ese trapo que solo le divide. ¿España?: concepto difuso, cuestionado y cuestionable, hasta el punto  de que Rubalcaba anda pensando en quitar esa sagrada E que identifica al PSOE desde que Pablo Iglesias lo fundase, por una "e"  de ¿europeísta..o de ESCAPE, de fuga?. ¿Constitución?: herramienta a modificar a conveniencia de intereses particulares, intereses que en demasía tapas las vergüenzas de una organización y en otros casos, las carencias intelectuales y de liderazgo de muchos aspirantes a estar, que no a resolver. ¿Territorio?: una oportunidad de poder arañar poder y la mejor manera de encontrar "agravios" entre ellos que nunca existieron, que tapan la carencia de discurso y que tan rentables son en la demagogia política. ¿Reivindicaciones?....solo las que tengan apoyo de la prensa, no las esenciales olvidándose de su pasado reciente, cuando eran Gobierno. Y una organización que esté pendiente de las encuestas de opinión pero no de eliminar sus miserias, una Organización política cuyo máximo interés sea solo demonizar al contrario por aquello en lo que esa misma organización tiene en abundancia y es la ahora tan de moda corrupción, y, de manera gangrenosa en su seno, ¿no huele ya en demasía a cadáver?.

 Pero en todo lo moribundo, hay demasiados dolientes, y, además, honestos y sinceros. Son aquellos que creyeron en su ideario, que lucharon en buena lid por ellos, que nunca tuvieron que renunciar a sus esencias  como españoles y creyeron que con sus ideas y entre todos se podía mejorar el futuro de nuestra Patria. Ellos, próximamente huérfanos, viendo el desgarrador espectáculo de un partido descompuesto, donde la mediocridad es la reina de los curriculums, donde los que tanto tienen que callar hablan impúdicamente en las Cortes, donde nadie se levanta y con voz firme y clara tumban esas sartas de ultrajes a su ideario y no expulsan de manera fulminante a los díscolos que en su miseria solo piensan en próximas candidaturas fantasmagóricas, hueras de contenidos, manidas por los tópicos y carentes de futuro, con ese panorama; ¿de verdad creerá alguien de esa militancia cada vez mas exigua y cada vez más exangüe en alguien  de esa caterva de vividores?. Imposible.


  Por que ¿como creer a quienes despojaron de su alma socialdemócrata y desnudaron de su españolismo a los militantes de Cataluña o del País Vasco, mediante alianzas con esas derechas a las que tanto atacan en otros sitios, mediante el precio de la bastardía en los ideales y todo ello a cambio de buenas poltronas?. Ejemplos como los de  Patxi López  en el País Vasco o Montilla en Cataluña son demasiado relevantes. De la nada a la opulencia a costa de la desnudez de los militantes. Y si no se les da ese salario que les haga profesionales de la política a costa de las siglas de ese partido y de su correspondiente descrédito, se crea otro partido, se defiende lo contrario que antes se defendía y se olvida en un lapsus breve de tiempo los tantos años de defender con los hechos lo que ahora con sus dichos se rechaza. Y el ejemplo lo tenemos claro en Rosa Díez: cuando formaba parte del Gobierno Vasco como Consejera, ¿defendía con el mismo ardor la unidad de España y los excesos del modelo autonómico?. No. ¿Razón?. SU SUELDO y, pagada muy bien de si misma, ella que jamás pisó la Universidad, se labraba, a costa de los ciudadanos un "prestigio intelectual" que solo tapa la demagogia más barata y su ayuno monacal de rigor científico, eso que solo se mama en el alma mater univertaria, matriz de cualquier pensamiento ordenado y serio y del que ella carece clamorosamente. 

  Pobres militantes. Huérfanos, ¿quién les acogerá?. Se habla de un proceso de "renovación". ¿Renovación con las mismas ideas, pero sobre todo, tutelado por los mismos que demostraron carecer de esa ideas y que condujeron al PSOE al desastre?¿Pensar que se irán a sus casas sin más esos ineptos y pésimos gestores pero buenos vividores amantes del lujo y los escoltas?. Pensar en ello, es delirar. Máxime cuando se tiene bien claro que ese "proceso" tiene que estar sincronizado con las próximas elecciones importantes, esto es, las Autonómicas y Municipales del 2015. Luego lo que subyace en ese moverlo todo para  que ellos se queden donde están es simplemente una operación de imagen, imagen sucia y bochornosa que tratarán de lavar con las lágrimas de los militantes, secar esa miserias con pañuelos limpios de los simpatizantes de buena fé y perfumar ese hediondo por corrupto cuerpo con las papeletas de votación de los que aún confíen en esa formación. Lo de menos serán los resultados o la aspiración a gobernar. Lo esencial para esos seres indolentes será el garantizarse una manera de vivir del cuento, aunque ese cuento sea una novela de terror. Les da lo mismo.

  Por último: si algo me entristece más aún es el silencio obligado de tantos buenos pensadores que existieron en el PSOE y que quedaron laminados por las ambiciones desmedidas de los usurpadores de esas esencias del Partido. En su clarividencia, saben de los peligros ya inevitables que acosan al Partido centenario. Les atormenta la situación, pero se les impedirá por todos los medios que enarbolen esos puños, no contra otros partidos, si no contra los inútiles que presiden  en cada acto el suyo. Son ellos la última esperanza de ese partido y se lo deben a millones de militantes y votantes que creyeron en esas siglas. ¿A que esperáis para salir en tromba a la calle a largar a tanto necio, a despachar a tanto vividor, a jubilar a tanto inmerecido inútil?. Si la Bastilla se tomó por el pueblo llano, vuestra Bastilla no el el PP, si no una cúpula infame que a vosotros, la última reserva que ese partido tiene, os corresponde asaltar, por el bien del PSOE y por el bien de España. Y  ello sin pactos, sin consensos sin complicidades y sin remedos. No os queda otra.

   Y si para tomar la Bastilla necesitaron de armas y de muerte, pero siemrpre con el coraje de quienes se negaron a conformarse, a vosotros las armas se trocan en ideas, las escalas, en razones, las cuerdas en decisiones y las guadañas en fe. Y si ese coraje que aún conserváis es el suficiente, iréis vestidos para protegeros de las balas con la honradez de vuestras ideas, escudo infranqueable, tal y como ese revolucionario, Napoleón decía que protegería de la carnicería de un asalto en el cerco de Tolón a los desnudos e inermes milicianos: "hemos substituido los parapetos: el patriotismo les protege". Pues bien, lo mismo digo de vosotros. Sed conscientes del papel que estos momentos históricos de extraordinaria gravedad os tiene reservado. ¿Seréis capaces de dejarlo pasar?. 

  Espero que Dios y el destino os ilumine. Por que nunca fue tan clara la ocasión para tomar las riendas de ese partido y desde ya. Se lo debéis a 134 años de Historia, a España y a  millones de militantes. ¿Fallareis una vez más?.

   Saludos cordiales

No hay comentarios:

Publicar un comentario