jueves, 7 de febrero de 2013

EJEMPLOS Y EFICACIA: ¿PARA CUANDO?

   Estos días, en plena vorágine política derivada por los llamados papeles de Bárcenas, vemos como a la par que aparecen nuevos aspectos comprometedores para algunos, como es el caso de Ana Mato, aparece también una corriente demasiado poderosa en la opinión pública tendente a que estos asuntos se resuelvan de una vez por todas a través de la Justicia. Y no solo son los ciudadanos. Lo desea también el mayor interesado en que este feo asunto el Partido Popular, para que se esclarezca cuanto antes y de manera definitiva para evitar que este calvario traiga  más consecuencias negativas de las que ya a que nadie  se le escapa. Consecuencias de todo tipo y a cual más peligrosas, que transcienden de lo meramente político al económico e incluso afectan o pueden afectar al mismo orden social. 

 Si. Es grave una situación en la que el Partido Popular se haya bajo sospecha, el principal partido de la Oposición, el PSOE destrozado por los ERE, partidos políticos con las sedes embargadas y demás casos 
de corrupción que les salpican y la Corona, envuelta en los turbios asuntos del Sr. Urdangarín y, además todo ello en una crisis económica sin precedentes. 

 Y es evidente que todos estos asuntos tienen su revolución en las salas de los Juzgados, aunque solo en parte, porque  en el las mentes de los ciudadanos, siempre quedarán las dudas razonables de quienes no ven en los que tienen que dar ejemplo ese ejemplo deseado. Dudas, si,  por que nunca la Justicia satisface las expectativas de todos, y dudas por que muchas veces esa misma Justicia a la que nos remitimos como última esperanza contra la desmoralización, desmoraliza aún más con sus inefables y perversas sentencias, absolutamente intolerables para nosotros, el pueblo soberano, DEL QUE EMANA PRECISAMENTE ESA JUSTICIA y no de ellos, sus administradores.

  Luego ejemplo. Es lo primero que se le ha de exigir al político y al Juez. Pero, además, con más rigor si se hace de esas profesiones la razón de una vida profesional, al servicio de los demás, como ambos, por definición tienen la obligación de hacer. 

  Luego al político, y Ana Mato lo es, por ejemplo, y que además lleva treinta años, desde 1983 hasta hoy, al verse envuelta en ese asunto extraño de viajes pagados, o simplemente verse afectada por las andanzas de su ex-marido y no haber sabido separarse a tiempo de tan peligrosa compañía, si quiere dar ejemplo, debe dimitir. Mejor: debería haber dimitido. 

  Creo que nunca se aprovecho de su cargo político. Creo que tuvo mala suerte. Y creo que se la está haciendo pasar un calvario inmerecido. Pero en política, hasta la mala suerte cotiza, y el no saber decir NO a tiempo, y a ser precavido hasta el extremo, conlleva el riesgo de que por un simple viaje, se vea alguien en la tesitura de vivir esos trances. Máxime con la dilatada experiencia que ha podido adquirir a lo largo de estos treinta años de vida profesional en ella. Y lo digo sin ambages: DEMASIADOS AÑOS, cuando la política ha de ser un lugar de paso, no un destino. 

  Y ese mal, es el que corroe a todos nuestros partidos: fósiles, petrificados, inmóviles, atenazados por las sombras de las personas, y rehenes de sus costumbres. Pero resulta que no son ni nuestras costumbres, ni queremos a los mismos para siempre como si de una maldición se tratase. Y repito, esa característica  atenaza a los principales partidos políticos en España, no solo a Partido Popular: en el PSOE, mejor sería no mirar, por que pasa lo mismo y con peores currículums. 

¿Un ejemplo de lo que deseo? la de ese ex-Ministro de Energía ingles, Chris Huhne, que multado por exceso de velocidad, "maniobró" para que esa multa figurase a nombre de su ex-mujer. ¿Por que ellos pueden tener esos ejemplos y nosotros no?. Y para esa persona, su carrera política acabó para siempre. Y así debe ser.


  Ejemplo, si, pero también eficacia. Y esto atañe no solo a los políticos, si no también a los jueces, o, quizás, al conjunto de leyes y administración de Justicia. Por que lo que no es de recibo en ningún caso es que ni las sentencias sean razonables, racionales o, simplemente explicables a los ciudadanos o que estas se eternicen. Judicializamos nuestra vida política y se siente alergia por las dimisiones, dos plagas bíblicas que causan estragos en nuestra España querida: el caso de Marta del Castillo avergüenza a toda una Nación...y esos Jueces de Tribunal Supremo, ¿seguirán creyendo que lo que nos importa a los españoles es si tienen plaza de garaje segura o su opinión sobre las reformas de Consejo General del Consejo del Poder Judicial?. 
   
   Quizás el vivir en medio de demasiadas dietas les haya hecho mella en su conocimiento del pueblo en cuyo nombre se juzga a quienes les dan legitimidad para juzgar, esto es: A NOSOTROS, no a esa entelequia del Derecho. Por que NOSOTROS SOMOS ESE DERECHO, de nuestras manos sale y se lo confiamos, quizás por ahora, solo a ellos, pero en USUFRUCTO, que jamás en propiedad. Y no aceptamos otras fuentes para ese derecho más que las nuestras. Luego ni derecho comparado ni sandeces de derecho internacional. No: NUESTRO DERECHO. Y nada más nunca. 

 Ejemplo. Por que ya puestos a mirar con lupa a quienes tendrán que resolver estos casos que nos desazonan y que afectan a demasiadas instituciones básicas en España, que, cual tormenta perfecta, amenaza con llevarnos a la zozobra, ¿son conscientes que ya no toleramos más dilaciones ni prendimientos eternos?. No solo critico algunas sentencias demoledoras para la razón, si no la tardanza. Y que no me vengan con cuentos típicos de los típicos tópicos: la falta de medios. ¿Faltan medios?¡¡¡pues trabajad más y por menos dinero!!!. Por que lo que está en juego es nuestro futuro como pueblo y nuestra dignidad como Nación. Y sin ellas, a pocos sitios podremos ir. 

  Ejemplo.  Por que ¿es ejemplar que en caso Pallerols, por ejemplo, tarde catorce años en llegar casi a Juicio?¿Donde están esas explicaciones que esos Jueces tienen  que darnos?. Caso Gürtel los E.R.E....¿cuantos años lleva instruyéndose?¿deberemos pensar por su lentitud o indolencia que esos Jueces NO SABEN INSTRUIR?¿o quizás como algún ex-compañero, si saben de Política y oportunidades más que de Justicia y eficacia?. 
   
 Me estremezco cuando veo que en otras partes esos ejemplos son eficaces. Y viene al pelo el comprobar como con el caso Madoff, donde se estima que el quebranto de esa estafa, de tipo piramidal,  está estimado en 50.000 millones de $, se le detiene en Diciembre del 2008, y se le juzga en Junio del 2009, ingresando en prisión con la agradable pena de 150 años de condena. ¿Recursos?...desde la cárcel, los que quiera. Y en España, ¿por que 14 años para instruir ese caso Pallerols?¿son más incompetentes nuestros Jueces?. Y si hay que cambiar leyes, cámbiense lo antes posible y de manera radical, por que lo que es cierto es que así no podemos seguir.

  Luego ejemplos son hechos, y lo demás, malas razones. 

   Saludos cordiales

No hay comentarios:

Publicar un comentario