viernes, 22 de febrero de 2013

125 AÑOS DE LA U.G.T. ¿CUMPLIRÁN MUCHOS MÁS?



  Los compañeros de la U.G.T., están de celebraciones en Barcelona. Ni más ni menos que  celebran los 125 años de existencia de esa organización, hermanada desde su orígenes con el PSOE, con el tipógrafo Pablo Iglesias como ideólogo. Por esas fechas, se celebraba en Barcelona, en 1888 la Exposición Universal. Y nada mejor que allí, polo industrial de los pocos que había en España para aglutinar el incipiente movimiento obrero que surgía de las fábricas. 

  Largos años, diversos avatares. Desde su aproximación al radicalismo de la CNT, pasando por su insuperada pasión por la algarada, participó activamente en esa vergüenza que fue la Revolución de Asturias, con el saldo de 10.000 muertos, solo por que una corriente del socialismo, la encabezada por Largo Caballero pretendía lograr por la vía de las revoluciones lo que nunca consiguieron por las urnas. 

  Llegó la Transición, por que durante el franquismo...¿donde estaban?. Se les buscaba, y era aventura parecida a la de los egiptólogos con las tumbas de Ramses, que no acaban de aparecer las de toda la saga, a pesar de los esfuerzos. Y desde la Transición y con los fondos del PSOE, que a su vez eran generosamente suministrados por organizaciones alemanas, acariciaron el poder de la mano de Felipe González...hasta que la Promotora Social de Viviendas la P.S.V. y los 18.000 damnificados acabaron con el idilio. Al menos oficialmente. 

  Y digo oficialmente por que tanto U.G.T. como CC.OO obreras nunca serían nada sin el padrinazgo de los distintos Gobiernos, mediante las subvenciones y las participaciones activas en los repartos de esas migajas del poder que son la Formación y los "liberados", junto con una manera de entender las relaciones laborales disparatada. De modo que cuando la crisis afecta y se les recortan los ingresos es cuando pierden liberados, pierden afiliados y presencia en las calles. Y si no tienen ese arma de destrucción masiva de empleo que eran los convenios sindicales de carácter provincial, espina dorsal de la negociación colectiva en España, resulta que, al carecer de medios de presión, pierden los ingresos, y, en consecuencia, capacidad de movilización. 

  El Congreso de estos días de Barcelona, si hay que prejuzgarlo por las intervenciones de sus máximos dirigentes, resulta que es el relato de un funeral. Ana Belén, ya anciana, multimillonaria y bon vivant allí donde se estile, nos relata sus adores sindicales...¿le caerá alguna gala?. Y Cándido Mendez, cuidándose mucho de que los relojes no se le vean demasiado, nos habla del Noi del Sucre, del decreto de Burgos de 1936, de las represiones y demás zarandajas, cuando de lo que se trata es de que explique como se están perdiendo afiliados, como es posible que en los ERE aparezcan demasiados sindicalistas de la UGT y de el por qué otros sindicatos, de corte profesional como el C.S.I.F., les desplaza de manera más notable cada día que pasa. 

  Y es que esta crisis global que nos afecta está haciendo que demasiados tópicos caigan con estruendo. Sindicalistas con coche oficial, obreros liberados de trabajar pero pagados con el dinero y esfuerzo de nuestros impuestos y el sudor de los que si trabajan, organizaciones estructuradas a modo de holdings, con intereses en empresas diversas del mundo financiero, que gerencian patrimonios muy notables y que permiten vidas y sueldos generosos a sus dirigentes liberados profesionales mientras que niegan a los trabajadores  internos de esas organizaciones sindicales esas medidas que reclaman para los demás, aprovechándose al máximo de esa "perversa" Reforma Laboral, tiene  que terminar. No es posible que ciertas cooperativas promovidas por esos sindicatos para la construccion de viviendas resulte que las construyan si...pero de lujo y para los dirigentes de esos sindicatos. Y que esos líderes, sean los mismos siempre, desde hace treinta años...y liberados. Porque la pregunta que les harán algún será:  compañero....¿y tu cuando trabajaste?. Por que vivir bien, ¡¡ya lo creo que vives!!. 

  Así que mi más sentido pésame para esas organizaciones que, al no entender la marcha de la Historia, acabaron a los pies de los caballos de los hechos. Y es que asistimos al canto del cisne de  quienes creyeron que parando el reloj, se detenía el tiempo. 

  Aunque ese reloj fuera un Rolex submariner, reloj de proletario, ¿verdad?

  Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario