jueves, 24 de enero de 2013

Y SE ACABO EL CARNAVAL EN CATALUÑA

  Ya estamos próximos a la celebración de los carnavales, antesala de la antaño dura Cuaresma, y hoy, como antes, motivo de diversión, tansgresión, humor y originalidad. Pero también, tiempo de disfraces, de apariencias. 

  Parece que esos carnavales han tenido una cierta continuidad desde las celebraciones paganas de las fiestas saturnales y de las bacantes, en honor a Saturno y Baco, fiestas de invierno, tiempos de permisividad. Y, ya con el cristianismo, posíblemente tenga relación este carnelevarium, en latín medieval y cuyo significado era el de quitar la carne, como una  previsión que se tenía  para con los fieles a la hora de darles ciertas ventajas y asuetos con los que soportar con entereza  las prohibiciones que durante cuarenta días, la cuaresma imponía a los fieles, entre otras, la abstinencia de la carne. Tiempos pues en los carnavales para que la Moira, diosa de la locura salga de su celda y contagie a los hombres con alguno de sus dones, pero no en demasía, salvo para algunos. Y entre esos algunos, por desgracia y en estos tiempos hay notables catalanes, y, contagios de los excesos, en algunos vascos, en lo que a España toca. 

  Por que si de desenfreno se trata,  y no por lo espectacular y armonioso, sin duda el mejor carnaval de este mundo no es el de Rio de Janeiro. No. Está por Cataluña. Y tiene como rehenes a demasiados millones de personas. 

  ¿Desenfreno?¿disfraces?¿apariencias?. ¿Qué es lo que podemos ver estos días en Cataluña si no eso?. Y en ese peregrinar alegre y jacarandoso, es Doña Verdad quién hace penitencia no saliendo a la calle, y Doña Razón, asustada por los excesos, prefiere esperar a que pasen esas ruidosas celebraciones, por que, tan seguro  es que después de cada Carnaval llega inapelablemente la Cuaresma, como que  Doña Razón y Doña Verdad reinarán el resto del año, esto es menos una semana, todas las demás. 

  Y para mostrar ese rigor que marca la llegada de la Pascua, nada mejor para salir de los vapores de la Moira,  que esos cuarenta días de dura abstinencia, capaces de despejar las visiones y desafueros que pudieran vagar en las mentes de aquellos que, sin la prudencia necesaria, creyeron que esa semana de locura sería la norma de los tiempos venideros. Y sin duda ambas Doñas lo lograrán, no sin algún esfuerzo. 

 Y como de privaciones se trata el buen cumplimiento de la Cuaresma, nada mejor que la privación del dinero, que al pecado lleva, y para eliminar los resultados de ciertos excesos, decía el clérigo del Lazarillo de Tormes, cuando llega a Maqueda: ..."escapé del trueno y caí en el relámpago. Porque era el ciego para con este (con el Lazarillo) un Alejandro Magno, con ser la misma avaricia, como he contado..." (Tratado II, Lazarillo de Tormes). Y eso les pasara a los que el desenfreno les llevó lejos de la razón, pues el dinero -su falta, mejor-  al igual que la comida para el pobre Lazarillo hace recapacitar.

 ¿Como pagarán no ese dislate, si no a sus funcionarios y a sus jubilados?¿como pagarán los intereses y la deuda de los denominados Bonos Patrióticos?. Por que alguien los pagará....¿o serán los ingenuos que en su día creyeron en ese disparate los paganos?. Por que si así fuere, bienvenida sea la pérdida de esos capitales, que el aprendizaje sobre la realidad tiene sus costes: ahora que vayan en procesión llorosa a por sus "pesetas" y que se las tornen quienes se las pidieron. 

   Viene a cuento este párrafo del prólogo de El Diablo Cojuelo, (Luis Vélez de Guevara), que dice con respecto a la nauraleza humana:..." que nacísteis para número de los demás y para pescados de los estanques de los corrales, esperando, las bocas abiertas, el golpe del concepto por el oído y por la manotada del cómico,  y no por el ingenio. Allá os la habed con vosotros mismos, que  sois corchetes de la Fortuna, dando las más veces premio a lo que aún no merece oídos y abatís lo que merece estar sobre las estrellas..."

   ¿No escuchasteis  el reclamo de los truhanes, catalanes incautos?. Pues al acudir a él tan prestos y mostrar vuestro natural generoso con la bolsa, pagad a ese buen precio la enseñanza dura que ahora tendréis el derecho a recibir, por que que lo pagado, siempre se ha de aprovechar, que si no es derroche. 

  Que us aprofiti

   Saludos cordiales.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario