lunes, 14 de enero de 2013

NUNCA CUATRO LETRAS CONFUNDIERON TANTO A TANTOS DE LOS SUYOS

    No hay nada más patético en este mundo que ver como alguien pierde su credibilidad disfrazándola de propuesta. Y, por desgracia, esa credibilidad se demuestra cuando la ocasión exige a los principios de ese alguien el cumplir con lo pactado, en ser fiel a sus principios y ser coherente con lo que se afirmó solemnemente. Y, amén de patética, la pérdida de esa credibilidad es algo parecido a  ese agua que, cuando pasa por un sitio, jamás volverá a pasar otra vez por él. Pero a veces, jugamos con demasiada ligereza con ese don de la credibilidad, en la fatua esperanza de que nunca se tendrá que poner a prueba. 

  Y por desgracia, esas pruebas, la exigencia de cumplir con ese deber que implica la palabra dada, el compromiso solemne adquirido o la obligación moral, luego absoluta para el que se comprometió, llega siempre y en el momento más inoportuno. Por otra parte, esa credibilidad no solo es propiedad, para quién la posea o aspire a tenerla, a título individual. Es perfectamente aplicable a las organizaciones, a esos colectivos humanos, llámense como se llamen y sean actores en el ámbito que se desee.

  Pues bien, esto es lo que le está pasando al PSOE en general y al PSC-PSOE en particular. Atrapados por sus contradicciones, incapaces de comprender que un partido es algo más que el estar viviendo de unos hechos que tuvieron lugar hace un siglo, carentes de referentes intelectuales, se ven abocados a realizar oposición a todo sin saber el por qué con precisión. Si preguntamos a alguien que se sienta socialista cuales son los principios básicos en los que se asienta esa forma de pensamiento, veremos al poco de comenzar esa conversación que de esa persona sale un batiburrillo de ideas, cogidas con pinzas, de todas las ideologías políticas, sin pudor, eso sí, pero, así mismo, sin coherencia interna. Y, no contentos con ello, construyen el edificio del pensamiento político sin los cimientos del rigor y sin el proyecto del análisis. ¿El resultado?. Solo uno es el posible: el esperpento. Y parece que lo llevan muy a gala, eso si, cada vez menos gente, a juzgar por los resultados electorales. 

  Un ejemplo de lo que digo viene reflejado en la cuestión catalana. Asunto demasiado grave y delicado, donde se han de poder visualizar con nitidez las distintas posturas de alguien que, aparte de ser votado por millones de personas, es partido de gobierno, esto es, que puede recaer un sus hombros los intereses de España y de los españoles en su conjunto. Y demuestran que ni sabe, ni se espera que lleguen a saber, como siempre en la historia de ese partido,  sobre todo desde la II República Española hasta ahora. 

  Por que ¿como es posible explicar a alguien esa locura de cuatro siglas en que se ha convertido el PSOE?. Después de varapalo atroz que recibió en las Elecciones Municipales y Autonómicas del 2012, donde perdieron de forma abrumadora, cosecharon los desastres mayores en las Elecciones Generales y en las posteriores Elecciones Autonómicas de gallegas, vascongadas y catalanas. Con semejante bagaje, y ante el reto catalán,  y después de ser los causantes en nombre propio y en exclusiva de la atroz crisis que padecemos y de las medidas necesarias para poder, no se les ocurre nada mejor que el protestar por las medidas que ellos no tuvieron el valor de adoptar, no se les ocurre otra cosa, digo, que proponer la Reforma Constitucional , justo cuando tienen la menor representación en las Cortes desde que llegó la democracia, y, en Cataluña, huérfanos como están de principios e ideas, no saber hacia donde ir, miedosos de irritar más a quienes parece que no saben que desean, esto es a sus votantes. 

  ¿Federalismo Asimétrico?¿Federalismo pleno?¿que IDIOTEZ es esa?. Y me pregunto el POR QUÉ y de una vez por todas, no se les exige que expliquen negro sobre blanco y en menos de un folio, esos elementos que conforman tan peregrina proposición. Y el que lo hagan en el plazo máximo de dos semanas. Por que si se defiende alguna idea política y con la convicción (pretendida, desde luego) de la que hacen gala, será posible el suponer que los elementos constitutivos de tan notable dislate  SI los tendrán bien estudiados....o..¿NO?. 

 Otra de las incongruencias que martillean sin piedad su ya nula credibilidad, es el mantenimiento en sus siglas de la E de ESPAÑOL. Si de coherencia se tratase, ¿como se explica que hoy, el egregio Pedro Navarro proponga el apoyo a la celebración de una consulta en Cataluña, a sabiendas de que es imposible desde el punto de vista legal y desde la Constitución?. Recomienda ese curioso especimen que se le de un plazo al Gobierno de la Nación y a la Administración autonómica catalana "para llegar a un acuerdo que, sobre la base de la legalidad, permita a los catalanes decidir". ¿Base de legalidad?¿cual es esa, si sabe perfectamente que es imposible?¿Consulta?¿No se ha enterado todavía que los referéndum son potestad exclusiva del Gobierno de la nación?. 

  Para aclarar de una vez las cosas por que es en y desde la confusión de donde sacan estos personajes esas frases huérfanas de ideas, con respecto al referéndum, la Constitución establece tres tipos, en tres artículos distintos y para cosas diferentes:

1.- Art. 167.3: Referéndum facultativo, que se puede convocar, según el criterio de las Cortes, cuando haya modificación substancial del la Constitución siempre que no altere derechos fundamentales 

2.- Art 168.3: Referéndum rectificatorio, de obligado e inexcusable realización cuando se trarare de modificar o derogar la Constitución de 1978. Se seguirán las reglas que se establecen el la propia Constitución para tal caso. 

3.- Art 92: Referéndum consultivo, que se podrá realizar sobre aquellas cuestiones de especial trascendencia

NOTA ACLARATORIA. Para poder convocar esos Referéndum, es necesaria la APROBACIÓN DE LAS CORTES, la firma del Rey y a propuesta del Presidente del Gobierno. 

   Bien creo que queda claro  la imposibilidad de esa pretendida consulta, y, máxime, la colaboración necesaria del Gobierno de España. Por que, si por una locura, se permitiese esa consulta, el Gobierno estaría automáticamente fuera de la legalidad, esto es, SERIA INAPELABLEMENTE ILEGAL tanto el acto en si como las consecuencias del mismo, amén de incurrir no se cuentos delitos de índole penal, a cual más grave. 

  Pero es que, además, LO MIREN COMO LO QUIERAN MIRAR, la Constitución Española de 1978, establece que la SOBERANÍA radica en TODOS los españoles,  luego ni es divisible, ni obviable en modo alguno. 

  Luego, volviendo al punto de partida, esto, que bien lo sabe el PSOE ( y se supone que TAMBIÉN en el PSC-¿PSOE?), ¿tanto problema tienen en decírselo a Oriol Jnnqueras y a Esquerra Republicana o a Arturo Mas y a Convergencia, o al poco honorable Durán y Lérida, y la timorata Unio Democrática para ver si se enteran de una vez por todas?. Y, por cierto, la Unión Europea, referente mítico de estos nacionalistas de vía estrecha y mente corta, NI PINCHA NI CORTA a la hora de decidir por el pueblo español sobre los asuntos que constituyen la esencia misma de la existencia e historia de los sujetos de derecho en la Unión Europea: LOS ESTADOS y no los pueblos. 

  Pero en esa mezcla abstrusa de corrupción incapacidad, carencia de ideales y ausencia de ideas, que es el PSOE, ¿como pedirles algo de SENSATEZ?. 

  Así les va. Pero seguro que peor les irá y es que la Historia es cruel con quienes no supieron estar a la altura de las circunstancias. 


  Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario