jueves, 13 de diciembre de 2012

¿ES POSIBLE OTRA MANERA DE LUCHAR CONTRA LA CRISIS?

  No hay día que pase que no se oiga ese mantra extraño de que "es necesario cambiar la política económica del Gobierno", repetido ad nauesam por políticos de todo pelaje y condición. Y me llamó la atención que un ex-Vicepresidente del PP en Andalucía, (y bien que lamento no saber de quién se trataba, ya que no pude oír su nombre), economista, se apuntaba  a la idea de que el Sr. de Guindos estaba equivocado, -supongo, que, en consecuencia, el P.P, también-, dado que las políticas de ajustes, por sí solas, no creaban empleo. Luego quizás vaya calando ese mantra, digo. Pero, ¿es veraz?. Pondré un ejemplo y de él, saque cada cual sus conclusiones. 

  Imaginemos una familia modesta, hace años. Casados, felices, trabajando, vieron pasar el tiempo en que el  llegaron  sus dos hijos, crecieron y, con ellos, su felicidad y fe en un futuro en el que cabían todos.Gentes sencillas, atados a esa vieja costumbre de que ir al Banco, si no es a meter dinero en la cartilla, es mala cosa, criaban a sus hijos con esmero y rectitud. Su casa, modesta, estaba vestida con los vivos colores de la alegría de unos niños que crecían y un futuro sonriente. 

  Trabajadores, gentes de bien, entre ambos cónyuges cimentaban su tranquilidad con unos trabajos honestos que reunían la frívola cantidad de 3.000,- €/ mes, sudados y legítimos. Ella, quizás por ese don que solo las mujeres poseen, previsora, lograba que las cuentas de la familia cuadrasen cada mes, de manera tal que, sin privaciones de ningún género, y sin dispendios propios de cigarras ociosas,  le sobraba para ahorrar 200,. € al mes. Lo hacía preveyendo que algún día podría venir un imprevisto, y esa seguridad de los pequeños ahorros era la mejor almohada sobre la que posar su femenina cabeza para alcanzar los reinos de Morfeo.

Prosperaron, crecieron los hijos, y con ellos el bienestar, los gastos y sus legítimas aspiraciones. Sin trampas, decidieron cambiar de casa. Sin onomatopéyicos, sin adornos, de manera sencilla, compraron una algo más grande, construida a la medida de sus posibilidades. Dieron la entrada y compraron. Ciertamente no podrían seguir ahorrando, pero sí atender ese pago que, como las hojas de los calendarios, cae cada mes, sin por ello, dejar de disfrutar  ni un solo ápice de las ventajas de su forma de vida.

   Pero el diablo, que es omecillo, -que diría Sancho Panza.- se interpuso entre tanta fortuna. Y lo hizo, malévolo él, de la manera más sutil pero cruel posible: les puso en medio de una CRISIS. Crisis que azotó despiadadamente a todos y también a nuestra próspera familia. Se cebó en ellos: uno de los padres perdió su empleo. 

  Repuestos de ese golpe brutal, su ánimo no decreció,  pero sus ingresos  sí menguaron,  no así sus deudas, que seguían llegando con la misma puntualidad con las que las fechas del calendario fatídico pasan. Conscientes de la gravedad de esa situación, se reunieron en la casa, y, repasando los ingresos y los gastos, vieron que no había otro camino si querían conservar esa ilusión plasmada en forma de ladrillo, que reducir gastos. Y de manera contundente. 

   Dura y amarga tarea. Por que ese recortar significaba que sus hábitos de vida serían trastocados de manera notable. Amargo el momento, por que si no lo hacían podrían perderlo todo, ya que no había crédito pero SI pagos y obligaciones. Y esos gastos que se daban por pagados con la sencillez de un cargo en la cuenta cuando hay saldo, se convirtieron en pesadillas: la luz, el teléfono, el agua, el gas, la gasolina, el seguro....¿cual de ellos recortar si todo les era necesario?¿los coches?...al estar en el paro uno de ellos, decidieron vender uno y aviarse con el otro, y con el dinero conseguido, atender  otras necesidades perentorias.....,.pero no lograban llegar a final de mes, y el Banco, atento observador, y aún sabiendo de la prudencia y buen hacer de esa familia, no podía prestarles dinero....por que ni siquiera ellos lo tenían. Luego, ¿donde recortar más?. Si se sale a la calle no llega para comprara el pan. Si se compra ropa, ¿dejarán de comprar leche y derivados lácteos?. Si encienden la calefacción...¿podrán comprar fruta?. Y si no se paga la cuota mensual de la hipoteca al banco, se pierde la casa. Esa es la tesitura a la que deben enfrentarse los miembros de esa familia. Y de manera permanente. A nadie le gusta las privaciones, pero ¿quedan otras opciones?

  Llegados al límite, y en medio del silencio atronador de las preocupaciones inmediatas, conscientes de que su salvación sería el encontrar de nuevo un trabajo para el que no lo tenía,  pero que no llega, angustiados por el miedo a perder el que únicamente tenían ahora y sin poder recortar ni un solo céntimo más, después de haber buscado todo género de soluciones, solo llegaron a un conclusión: lo más sensato era seguir en esa austeridad espartana a la espera de mejores tiempos, no sentados. Y es que, aún así, y entre las penalidades sin número, la familia seguía junta, se comía, sin concesiones a caprichos alguna, pero se comía. Y se pagaba, con lágrimas, pero se pagaba. Y así día tras día.

    Aún abrumados por la perspectiva, recortando hasta de lo imposible, sin perspectivas de trabajo...¿que otra alternativa tienen, que dependa de ellos y no del azar, que seguir en esa senda de reducción de absolutamente todo lo superfluo?¿pondrán su futuro en manos del azar, esperando que les toque una lotería?¿esperaran a que el Banco, les regale un crédito?. Y si se lo dan....¡¡¡¿¿¿¿COMO LO PODRÁN DEVOLVER???!!!. 

  Y es que saben que el empleo no se crea por decisión del Consejo de Ministros, y, menos aún, por parte de quienes odian el beneficio. El empleo solo se crea desde la perspectiva de la estabilidad, desde la ausencia de políticas disparatadas, desde el ánimo, y no desde la demagogia. ¿Como podrá salir de esa situación esa familia?¿a que debe esperar?¿quizás a que los de siempre, los que les arruinaron les den nuevas ideas, quizás sobre COMO ARRUINARSE DE NUEVO?. ¿Se fiará esa familia de quienes les arruinaron la vida y su futuro DOS veces en VEINTE años?. 

  Pues exáctamente eso es a gran escala lo que acontece con las cuentas públicas, con los gastos del Estado. Sin financiación, teniendo que atender a la deuda y satisfacer las necesidades básicas de los ciudadanos, . recortando hasta el límite, solo les caben a esos administradores, cuando oyen esa payasada de que "¡otra política económica es posible!", que el pedir que les expliquen con lápiz y papel el CUANTO, el DONDE, el COMO y el A QUIÉN dejan sin poder atender. Por que lo único claro es que al NO HABER DINERO, NO ES POSIBLE VIVIR tal y como antes VIVÍAMOS. ¿Que hacemos?¿licenciamos al Ejercito y, TAMBIÉN a los Cuerpos de Seguridad?. Si es así, ¿quién velará por nuestra seguridad en tiempos convulsos?. ¿Gastamos más en Justicia?. Y a cambio, ¿DE DONDE RECORTAMOS ese importe?¿del mantenimiento de las carreteras?. ¿Seguimos gastando en un modelo educativo que nos lleva a la cola de Europa y de la O.C.D.E por su nefasta calidad?. Si lo hacemos, ¿reducimos las pensiones?. Y si seguimos con despilfarros en en la Sanidad, ¿subimos los impuestos A TODAS LAS VIVIENDAS de España, no solo a las de unos pocos?....por que la amarga verdad es que, mientras discutimos sobre alternativas, seguimos con LAS MISMAS deudas y a cada instante que pasa, con MENOS dinero.

   Claro, esos "alternativos"  dicen sí a los recortes..PERO NUNCA a cada uno de nosotros, ¿verdad?. A los demás, desde luego. Piden planes que reactiven el consumo, pero ¿CON QUE DINERO se pueden financiar?. Solo  deben saberlo quienes los proponen en abstracto. Piden un cambio de política de recortes...pero ¿DICEN ellos de DONDE recortarán?.Se pide una Justicia gratuita, por ejemplo, pero ¿son gratuitos los emolumentos de Abogados, Procuradores y demás?¿cuando lo fueron?....claro que si se litiga menos, menos negocio para ese gremio, y de eso nada de nada: que recorten otros. Los Jueces, otro ejemplo, protestan por la paga que se les recorta y la reducción de los 18 DÍAS DE ASUNTOS PROPIOS entre otras cosas...¿Alguien tiene tantos días de asueto?¿por qué hemos de pagárselos?¿solo por que hacen Guardias?.  Si es así, se les pagan las horas de Guardia según baremo y se acabó, como en cualquier otra profesión. ¿Por que un maestro o un funcionario solo trabajaban 35 horas a la semana y cobraban de nuestros impuestos cuando los ciudadanos trabajan 40 horas semanales COMO MÍNIMO?. Y al trabajar 40 horas semanales, o sea 5 horas más a la semana, se necesitarán menos profesores "externos" o personal de "refuerzo": son los mismos y más horas al mismo sueldo, luego si no tienen tiempo para atender a las necesidades de esos centros de trabajo, ¿puede explicarme  alguien en que se gasta ese tiempo que pagamos los ciudadanos a duras penas de nuestros bolsillos en forma de impuestos?. Pero claro: eran "derechos sociales", un eufemismo bajo el que se escondía la naturaleza del privilegio y la vida de demasiados sindicalistas liberados, ¿verdad?. Y en tiempos de una feroz crisis, estos privilegios ¿pueden  pretender sobrevivir?. Solo en la cabeza de los dementes, en ninguna otra.

   ¿Sobran políticos?: a reducirlos sin duda alguna...pero ¿no sobran también funcionarios en los distintos ámbitos de la administración?¿no sobran demasiadas empresas públicas, organismos y fundaciones públicas?. ¿Que hacemos?¿despedimos SOLO a los políticos y dejamos que sigan cobrando los trabajadores para hacer algo que sabemos ES SUPERFLUO? Y si se propone no despedirlos al cerrar ese pozo de gasto inútil, ¿que derechos tienen los que allí trabajan para exigir que se les mantengan en esa actividad, que no tengan los demás españoles?¿por qué esos privilegios con nuestros impuestos?. Un ejemplo de lo que digo lo tenemos en TELE MADRID: se pedía, por demasiado onerosa su cierre, aparte de por su "tendenciosidad" política, dicen los que usan los mismos medios para esa misma función en otras Comunidades, pero como son de "izquierdas" deben tener alguna bula que desconocemos los mortales. Bien.  Modificada la Ley, afrontado el expediente para su regulación, externalización de funciones y gastos y posible privatización parcial, o sea PARA AHORRAR la sangría de casi 70 millones de Euros al año que costaba la broma, los que tanto protestaban por temas políticos, ahora braman por que quieren que ese medio de comunicación se mantenga, o lo que es lo mismo, NO QUIEREN para ellos lo que exige para los demás. Luego ¿en que quedamos?. 

   Esta es la cuestión. Y el pensar que la "generosa" Europa nos regalará el dinero o que nos facilitará el crédito, es pensar en las batuecas, en la irrealidad. Lo trágico es que quienes piensan en ello, insisto, son los que alegremente DILAPIDARON la mejor renta que Gobierno alguno pudo heredar.Y son los hechos, que no yo, los jueces que acusan a esos irresponsables que, no satisfechos con el desastre que organizaron, tienen tiempo y ganas de ir preparando el siguiente...como siempre. 

   Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario