miércoles, 17 de octubre de 2012

Y COMO ESTAN ABURRIDOS, OTRA HUELGA GENERAL

   Hoy podemos decir eso de que habemus huelga, posiblemente el próximo 14 de Noviembre. Ya están contentos los sindicatos y todos esos movimientos que curiosamente giran en torno a la idea de que el Gobierno debe convocar un referendum para que sea el pueblo el que dicte cual sería la política económica a seguir. Toda una lección de demagogia, pero que ellos, demagogos por naturaleza, asumen con la cara muy seria. Y para que la cosa vaya caldeándose más, se adereza esta majadería con una huelga de la enseñanza, la convocatoria, una vez más, del movimiento sedicioso que pretende bloquear el Congreso de los Diputados y gracias varias por el estilo. 

Y les llamo demagogos, por que saben perfectamente que la Política Económica, en particular, y la acción de Gobierno en general constituyen en si mismos uno de los poderes del Estado y no son susceptibles de ser abrogados por nadie que no los haya conseguido de la única manera lícita posible: a través de unas Elecciones libres y legales. Y ellos pretenden alcanzar ese poder mediante la algarada y huyendo de unas urnas en las que, cada vez que se convoca a los ciudadanos, salen escaldados. 

   Pero ¿que se esconde detrás de tanta demagogia?. Sencillamente NADA. Y es NADA por que si algo está claro es el muy poco calado que estas organizaciones convocantes de tanta huelga y manifestación, tienen en la sociedad y que no dejan de ser meros apéndices de una organización que es IU, como organizadora, Partido Político a quién el pueblo soberano sigue empeñado en no darle su confianza  para desesperación de Cayo Lara, Llamazares,  Julio Anguita y demás trasnochados. Por que hablemos claro: toda esta algarabía tiene una fuente común, un ideario común, un elemento organizativo idéntico y una sincronización evidente. Otra cosa es que esa cúspide dirigente tenga relevancia en los ciudadanos, que no la tiene, o que sus propuestas sean del común agrado, cosa que se ve, es imposible.

   Y como se trata de exacerbar los ánimos, nada mejor que alentar las más bajas pasiones, usar de la falsedad y tener a mano todo lo que pueda servir para la provocación, desde declaraciones disparatadas, pasando por actitudes grotescas o dejando a descerebrados al frente de esta algarada. Veamos algún ejemplo de lo que digo. 

   En GALICIA, el histrión Beiras, no tiene mejor ocurrencia que, a su regreso a la política de la que saló sin gloria alguna y con demasiada pena para él, por lo que a pérdida de popularidad se refiere, que decir que "las políticas de Feijóo causas más muertos que el terrorismo"  Un brutalidad semejante, ¿no tiene inmediatamente respuesta judicial?¿es TOLERABLE que ese demente pueda llegar a tamaña provocación solo por hacer una de sus gracias?. 

   Pero es que en Mérida, unos descerebrados, por que otro nombre no tienen, asaltan el Colegio salesiano María Auxiliadora al grito de " ¿donde están los curas que los vamos a quemar?"o "más educación pública y menos crucifijos", pero con la agravante de que pretendían entrar en las clases de Primaria donde casi 1.000 niños estudiaban, aparte de vejar símbolos religiosos, por el mero hecho de ofender. O que uno de los coordinadores de la huelga de Madrid diga, necio él, que hay que ayudar a salvar a Euskadi del fascismo....y lo dice un necio que hasta ayer llevaba dodotis. ¿Estos son los líderes que nos guiarán en el futuro?. Por que algunos de ellos medrarán en ese partido, y,  a modo de condecoraciones, podrán presumir de haber cometido atropellos semejantes.

   Y cuando las cosas se salen de madre, cuando los provocadores pertenecientes al NI estudian NI trabajan NI se enteran de qué es la Historia de las Ideas y Formas Políticas para poder hablar de ideologías de una manera seria, pero si saben decir idioteces, resulta que con estos elementos sale a borbotones la violencia. Y eso pasó en el Colegio de Mérida, donde profesores y personal auxiliar impidieron ese atropello. 

  Señores, en la desesperación de una izquierda que perdió los ideales ha ya demasiado tiempo y ahora teme perder las jugosas subvenciones y privilegios de los que disfrutan, y, entre medias, han perdido ese reclamo social que les envolvía, cual halo virtuoso, por su defensa de los derechos de los ciudadanos, en esa izquierda enloquecida no podemos dejar la calle, nuestras calles, por que sería dejarles en sus manos nuestras vidas y nuestra libertad, junto con algo más importante, nuestra dignidad. 

   Y es que el vaso de nuestra paciencia se agota. Y como esa izquierda, antes culta y ahora yerma, se ha embrutecido por la falta de dinero y la sed de poder, tal vez sea bueno recordarles una cierta versión de  la Catilinaria ciceroniana: ¿¿quosque tamdem abutere, Izquierda, patientia nostra? o en castellano ¿Hasta cuando vais a abusar de nuestra paciencia, Izquierda?. Y me da lo mismo que sea Izquierda Unida o desunida. Los mismos perros pero con distintos collares, y lo digo no como insulto pero si con el convencimiento de que las cosas están llegando a un extremo en el que los ciudadanos silenciosos colmen su paciencia. Y en mi modesta opinión, eso mismo debería ponerles los pelos como escarpias. Pero inconscientes, caminan ciegos hasta su precipicio. 

  Aunque sea demasiado soñar, esperemos que la cordura, muy poco probable o el fracaso estrepitoso de esta estrategia no obligue a los ciudadanos a tomar medidas que, por duras así como necesarias, -dura Lex, sed Lex- ( la Ley es dura, pero necesaria),  garanticen nuestros derechos, no los de unos frente a otros, si no los de todos, derechos que cada día son más pisoteados cuando no lisa y llanamente despreciados por esos defensores de "la libertad" a quienes nadie encargó nunca nada pero que siempre nos trajeron miserias

   Saludos cordiales.