lunes, 8 de octubre de 2012

EN NUESTROS CORAZONES NO CABEN AUTONOMIAS

   Hoy, en los distintos medios de comunicación escritos, tales como EL PAÍS, o EL MUNDO, aparecen los resultados de algunas encuestas realizadas al calor de las próximas Elecciones en las Vascongadas o en Galicia. Dentro de las cuestiones preguntadas a los encuestados, destaca el sentimiento que los ciudadanos tienen sobre el hecho Autonómico, y no deja de ser interesantes los datos que relejan. Según EL MUNDO, poco amigo del PP, refleja que el 40% de los encuestados quieren la supresión de las Autonomías o, cuando menos, la reducción notable de las competencias. Y EL PAIS, nada dudoso de seguir la onda del PP, da unos resultados algo más sesgados, tratándose de la misma encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, el CIS. Para ellos, destaca que el 24,5 quieren que desaparezcan, porcentaje en aumento o que se mantengan tal como están ahora, un 29,4, con tres puntos de descenso. Hasta en LA VANGUARDIA en Barcelona se hacen eco de esta noticia, a pesar del "clamor" que según Arturo Mas aturde su cerebro con la palabra independencia. Y es que cuando se nubla la inteligencia, se comienzan a oír cosas raras.

  No deja de ser curioso que la misma encuesta tenga estas lecturas que, aunque convergentes en lo tocante a la eliminación de las Autonomías, no dicen exactamente lo mismo. La versión de EL MUNDO es más clara con este asunto y la de EL PAÍS, trata de edulcorarla, pero sin poder hacerlo: refleja el hastío que sobre las Comunidades tienen los ciudadanos. Pero parece que hasta en las cosas serias, la "ideología" tiene su asiento, cuando se habla de cosas concernientes a la razón.

  Naturalmente, y ante estos indicadores que son las encuestas, que actúan como señales de alarma, los políticos comienzan a tentarse los ropas. ¿Autonomías de capa caída?.....menos puestos de "trabajo" en el mercadeo político, luego peligro, piensan algunos. Y, como no, es desde la maltratada autonomía andaluza de donde sale la frase cómica de este sainete malo en el que nos metimos allá por los años 70, sobre la articulación de España y de el café para todos, obra necia de otro andaluz, Clavero Arévalo. La frase, que no podía venir de otra parte si no del socialista José Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía, es que "las Autonomías no son parte del problema, si no parte de la solución del problema"...de alguno, supongo por lo de las colocaciones y los ERE, tal vez. Porque no se le ocurre decir esta sandez ni más ni menos que cuando solicita la bonita cifra de 4.906 Millones de Euros de ayudas, ayudas que ahora se llaman rescates, si, esos que tanto echan en cara a Rajoy para España, pero con la diferencia  de que la moda ahora en Europa es la de que España no lo necesita, si no ciertas ayudas. Ver para creer. Y los pide por haber gestionado bien las cuentas de todos, ¿no es cierto?. Lamentable y patético espectáculo.

   Vengo sosteniendo desde hace tiempo que esta crisis servirá, entre otras cosas, para poner sobre el tapete esta anomalía llamada Estado Autonómico. Y que se debatirá sobre los recortes de competencias, que espero sean drásticos, por la mera razón de que los ajustes de Presupuestos, tanto a nivel estatal como autonómico no darán otra alternativa salvo la de reducción de las mismas y su devolución al Gobierno de la Nación. Y no viene mal tampoco el agradecer el favor que, muy a su pesar, Arturo Mas y de manera muy tímida el amigo Urcullu (Urkullu, para los que hablen el banto, pero yo no lo hablo y, aunque mi madre sea vasca, no tengo el menor interés en aprenderlo, ¿verdad?), nos ha hecho: ahora podemos hablar a cara descubierta de estos temas sin temores o medias palabras. Y no les gusta a los defensores de esta forma de articular el Estado lo que oyen. Pues que se contenten por ahora, por que las críticas irán a más, y con más bríos.  Y es que no estamos dispuestos a derrochar nuestros impuestos en sandeces para mayor gloria de cuatro desocupados y en actividades que de nada sirven para mejorar nuestra economía, si no al contrario, suponen una losa bajo la cual no es posible la vida, y, menos aún, sana, que es de lo que se trata. 

   Y por cierto, hoy, y para que quede perfectamente claro para todo el mundo, Mariano Rajoy a dicho en San Sebastián que " que no va a permitir separaciones de ninguna de las maneras", mensaje meridianamente nítido hasta para los sordos. Algo muy deseable ahora que el asunto está sobre la mesa. Y me parece excelente que este mensaje no guste a los "nacionalistas" que hicieron de esta vía su manera de vivir a nuestra costa. 

  Los tiempos están cambiando. Quizás lentamente, más de lo que nos gustaría, pero de manera inexorable. Y no se que me da pero juraría que pronto comenzaremos una nueva moda: la de ver quién devuelve más competencias al Estado o elimina más Organismos inútiles de en  medio. Otro beneficio que podremos sacar de la crisis si somos capaces de aunar opiniones. Solamente con eso es más que suficiente para los ciudadanos y menos para Mas, D. Arturo...¿verdad?, que es de lo que se trata. 

   Saludos cordiales.