lunes, 1 de octubre de 2012

CUANDO LA REALIDAD ESTÁ TAPADA POR LA NOTICIA

Ya se ha pasado la "tempestad" del 25S y sucesivos. Ya hemos visto este mes de Septiembre cargado de huelgas, manifestaciones y algaradas. Y demasiados ríos de tinta formaron una tempestad acabada en un vaso de agua. Y, al parecer, todos contentos. Eso si, todos estos "eventos" que diría el hortera, acabados en S: el 15S, el 25S....¡¡¡Que aburrimiento, señores!!!.

  Porque deben dar la impresión de estar demasiado contentos con las algaradas ciertos medios de comunicación. Deben creerse que publicando exageraciones sin límites y que ayuden a degradar la convivencia les debe dar o más dinero o más prestigio. ¡Curiosa manera de entender el periodismo!.

  Si uno lee EL PAÍS, por ejemplo, se topa con titulares tales como "marea humana cerca el Congreso", o   "marea humana se concentra en Neptuno". Bien. Una marea humana ¿son acaso 4.000 personas?¿Es "pacífica" una manifestación con 60 heridos?¿Es un clamor popular una manifestación sindical que solo reúne a 60.000 personas y muchos, hasta discuten esa cifra?. No lo es. Es un fracaso en toda regla. Pero para otros, es un "clamor" producto de la ira de las "multitudes".  Ya,  ¡menos lobos, Caperucita!.

  Pero no queda ahí todo eso. Acaban de presentarse los Presupuestos generales del Estado , asistimos al disparate constante del extraterrestre Arturo Mas y el PSOE se descompone, noticias en definitiva, y todo, en esta mes de Septiembre. En consecuencia,  vuelven a salir los "clamores" cual furor uterino irrefrenable. Y me pregunto: ¿tan pocos problemas tenemos que necesitamos crear más aún?¿somos masoquistas o, simplemente queremos vivir en un mundo de mentiras y engaños?. Porque, mientras, la mayoría silenciosa, SE ENTERA,  CALLA y AGUANTA. Y es que parece que saben que no son momentos para perder la fuerza por la boca.

  Pero cuando salimos a la calle a resolver nuestros asuntos, resulta que la distancia que separa los titulares de esos medios de comunicación con lo que la gente comenta es astronómica. Luego ¿se equivocará la gente?. Por que la prensa parece que jamás se equivoca. Y cuando alguien quiere saber que ocurre, resulta que en vez de gastarse dinero en un periódico, acude a las redes sociales y estas, aparte de contar en vivo y en directo lo que acontece, resulta que nos muestran una realidad completamente distinta de la que nos narran esos titulares. Y creo oportuno recordar que lo que ha logrado derribar Gobiernos, por ejemplo, no ha sido la prensa ni los periodistas con sus reportajes, en absoluto, si no esas redes. Y resulta que esas marchas del 25S o la manifestación del 15S, no fueron las noticias que arrasasen en la red. Luego fracaso si fueron cuando lo que pretendían era, ni más ni menos que casi derribar a un Gobierno legítimo.

   Y un detalle curioso: esos mismos titulares que nos hablan de algo que debió ocurrir en Júpiter, pero que lo trasladaron a la Fuente de Neptuno, chocan frontalmente con demasiados comentarios que en las redes aparecen, como en twitter o facebook. Llama poderosamente la atención que en esas mismas redes hay una potente  DIVISIÓN  de OPINIONES de los ciudadanos, luego actitudes  demasiado alejadas de esa "realidad", del mundo de fantasías que nos narran ciertos periódicos y ciertos periodistas, de los "clamores y las multitudes" de cuatro gatos mal contados. Y con una particularidad que no entenderá nunca la prensa: cuando un ciudadano da su opinión o envía un comentario o una fotografía de lo que ocurre ANTE ÉL, resulta que se convierte sin saberlo en periodista, y con la ventaja de no tener que explicitar a que corriente ideológica o a que grupo de presión pertenece. Y no tiene que hacerlo, sencillamente por que él, como persona y ciudadano, no pertenece a nadie, salvo a la realidad que le rodea. Y no necesita de hermeneutas ni exégetas que le ayuden a pensar en lo que pasa: ya lo siente, para bien o para mal él mismo y sin ayuda de nadie.

  El "clamor" de Cataluña...y resulta que aparecen en twitter miles de publicaciones de gentes de allí que no comparten ese sentimiento de "robo" que según el visionario de Arturo Mas, "invade" Cataluña, según ciertos medios que comen de la mano de Convergencia, naturalmente, ( le pela es la pela, ¿verdad?) y se callan las respuestas nada agradables con esa iniciativa de los empresarios catalanes, por una parte, y se ignora la polvareda que se ha levantado en el resto de España que, ya harta de las sandeces de los nacionalistas, CLAMA y cada vez con voz MAS POTENTE por la eliminación lisa y llana de las malditas Autonomías. Pero eso no debe ser noticia ¿verdad?. Solo son "opiniones particulares"... de DEMASIADOS CIUDADANOS. Y resulta que esas "opiniones particulares" de esos ciudadanos son VOTOS, y esos votos, deciden quién gana o pierde las Elecciones. Y BOTOX son, en cambio,  las noticias de esa prensa que, alejada de la realidad, trata de aparentar lo que no es. Y CIRUJANOS ESTÉTICOS de la verdad serían aquellos periodistas que de manera sistemática, tratan de hacernos ver agua donde solo hay arena.

    ¿Cuanto durará este divorcio entre la realidad que conformamos los ciudadanos y lo que nos retrata la prensa?¿Somos acaso ese país que nos fotografía un antiespañol convencido como es Samuel Aranda en el New York Time?¿Por que no ponen en ese mismo periódico, por ejemplo, fotos de los casi 50.000.000 de homeless que pululan por USA y esos si que no tienen ni siquiera para poderse morir?¿O de como se asesina lisa y llanamente en la tierra de la Libertad a niños por parte de algún Policía con excesos de celo?. Sería injusto, ¿verdad?.  Pero claro, Aranda es independentista catalán....¿entendemos de que va esto?. Y noticia para esos medios no debe ser el construyamos el Ave Medina-La Meca, no, es que Sanchez Gordillo asalte un supermercado. Y lo malo es que, como País, no somos capaces de ser ágiles y contundentes con estos hechos. Acostumbrados a quejarnos de nuestros propios errores como pueblo y a criticarnos con saña, permitimos que nuestra imagen caiga. Y lo más gracioso es que cuando la vemos caer, nos irritamos más aún, eso sí, sin reconocer que las manos que destruyeron esa imagen que nos gustaría dar son las nuestras no las de otros. Y así nos va. 

  Llamamos ladrón al que vino a poner orden en las cuentas, y ¿como llamaremos al que nos robó?. Nos quejamos de los recortes, pero todos sabemos QUE NO HAY CRÉDITO para nadie. Nos quejamos de las dificultades, pero nos negamos a tomar esa medicina...por que es amarga, como si las medicinas fuesen dulces caramelos que hasta al más necio agradan. Luego, en serio, ¿QUE DEMONIOS QUEREMOS?. 

   Y mientras, la mayoría silenciosa, molesta con los recortes, TODOS LO ESTAMOS, calla y trabaja, pelea por sobrevivir y aspira a salir de este atolladero. ¿Cuando nos dedicaremos a escucharla y no confundir aquello que queremos oír con lo que esa mayoría dice?. Esperemos que pronto, por nuestro bien.

   Saludos cordiales.