jueves, 20 de septiembre de 2012

EL HARAKIRI DE ARTURO MAS

  Y Arturo Mas hizo el paripé. No le quedaba otra. Sabía que Mariano Rajoy no podía decirle otra cosa que un rotundo NO, y dejando claro que ese NO es para ayer, hoy y mañana, no para salir del paso. La cuestión que se plantea ahora es: ¿y ahora qué?. 

  Pues ahora, NADA, o, al menos, nada que no sea previsible. Arturo Mas se declarará víctima de la opresión "españolista", que desde "Madrid" se seguirá esquilmando a CataluÑa y demás cosas que ya estamos hartos de oír. Y los problemas reales de CataluÑa, la inmensa deuda que arrastran, el déficit galopante y la falta de recursos, por emplearlos masivamente  donde no deben, seguirá acrecentándose.

   Pero los problemas seguirán. Y es ahí donde radica el meollo de esta opereta. Y es que cada día tengo más claro que toda esta algarabía está destinada a tapar la desastrosa situación de las cuentas públicas de CataluÑa, una manera de que la gente no se haga preguntas. Y la mejor manera de lograrlo es distraerla con trucos baratos. 

  Por que ¿como justificar que, a pesar de los recortes, el déficit presupuestario catalán siga desbocado?. No pueden. Y no pueden justificarlo por que tendrían que explicar que es por la ausencia de medidas drásticas que atajen para siempre ese déficit. Medidas como el cierre de las televisiones y radios, por ejemplo. Por que cerrarlas significaría el perder la propaganda gratis que ese Gobierno Autonómico tiene en sus manos. O la inmersión ligüstica y demás  lindezas. Y no están por la labor: es la esencia de su gestión, su manera de reivindicarse de poder decir que representan una determinada sensibilidad, aunque sea disparatada.

   Y es que tras esta cortina de humo se tratan de tapar demasiadas cosas en CataluÑa:  

Convergencia Democrática de CataluÑa, su corrupción galopante, disfrazada de nacionalismo, o lo que es lo mismo, el poner a la gente afín en todo cargo posible con el objetivo de que nada ni nadie se escape a su control. 
  
  Unió Democrática, el partido coaligado de Convergencia, liderado por Durán y Lleida,  con su fractura interna entre la mayoría no separatista y una facción que estaría más a gusto en Convergencia, por una parte, y por otra, la limitación intrínseca de su menor importancia dentro de esa coalición.

  El PSC-PSOE, enzarzado en un callejón sin salida al perder las señas de identidad en CataluÑa, las señas del mundo del trabajo y la inmigración, donde lograban mayorías aplastantes en el cinturón industrial de Barcelona. Peleados a muerte entre catalanistas del PSC y no nacionalistas del PSOE, no se atreven a poner el límite al disparate de Mas y sus acólitos. 

   Esquerra Republicana, en una de sus eternas autodestrucciones y los comunistas de Iniciativa per CataluÑa, siguen sin saber donde poner el huevo, si en el independentismo o en Corea del Norte, por decir algún sitio. 

  Pero todos ellos olvidan algo esencial: en CataluÑa, y dentro del mundo de la empresa, hay demasiadas sedes de multinacionales, por ejemplo que, ante este panorama, no tardarán en pensarse si no estarán mejor en Madrid. Y demasiadas empresas de gran tamaño españolas que no están por la labor de estas necedades. ¿La Caixa se podría permitir el lujo de ver perder su presencia en el resto de España o condicionalra a la mala imagen que desde CataluÑa se proyecta?¿Gas Natural-FENOSA también?. Y ¿que ocurriría si, hartos de desprecios identificásemos los productos catalanes y, en justa respuesta, pasásemos de comprarlos?¿les gustaría a eso independentistas?. Lo dudo. Y solo son dos ejemplos de los demasiados que podría poner. Y olvidan que, de seguir por esta senda suicida, la gran perjudicada será la empresa catalana, y, en consecuencia, el empleo y la creación de riqueza en esa Comunidad Española. Por que ¿cuanto aguantaremos antes de empezar a renunciar a la compra de productos catalanes?. Y sin la venta de estos productos, ¿QUE ES CATALUÑA, SI NO UNA QUIMERA?. Y es que SOMOS UN MERCADO UNICO llamado ESPAÑA, amén de ser nuestra Patria, les guste o no.

  No es de extrañar que en ciertas reuniones de las distintas patronales, se estén viendo ya los dientes a este asunto. En la CEOE, por ejemplo, ya se empiezan a hartar de esta situación de despropósito, de rupturas artificiales de un mercado que debe y tiene que ser único. Y que desde la Unión Europea les han dicho en voz baja a unos y a gritos al resto que de independencia y participar en la Unión Europea, ni soñarlo. 

    Arturo Mas está atrapado en el pulso demencial que él solo y Convergencia plantearon. Sin el Pacto Fiscal, sin una sola concesión, con Madrid hasta la gorra de las estupideces catalanistas, y con la lupa en las cuentas públicas, ¿como conseguirán el dinero de España que necesitan con urgencia inmensa?. Supongamos que, mediante tecnicismos, se ponen unas condiciones más duras de lo previsible para hacerles ver la necesidad real que tienen ellos de esa España tan criticada. ¿Podrá rechazar ese dinero?. Y si es así, ¿como pagará las nóminas o las prestaciones a los ciudadanos?. Sencillamente, no puede hacerlo. Y lo necesitan PARA AYER, hasta ese grado de dependencia tienen.  Pero aceptarlo, supondría el reconocer públicamente la necesidad que CataluÑa tiene de el resto de España, lo cual es incompatible con las tesis "oficial" del catalanismo radical del "cansancio" entre CataluÑa y el resto de España. Y es que, para cansancios, el de el resto de España con estos individuos.

   Pero para hacer más interesante el asunto, resulta que Convergencia necesita de determinados apoyos parlamentarios si quiere permanecer en el poder. Si cae en manos de Esquerra Republicana, estarían dando a ese partido un protagonismo que será a costa de Convergencia y Unió, luego mala salida. ¿Apoyos con el PP?. No será posible, dado que el PP representará para ellos el españolismo- a mucha honra por cierto- que cercena las "aspiraciones nacionales" de cuatro payasos. Luego siempre quedará el PSC-PSOE. Pero está roto. Y si pactan con CyU, pondrán en un aprieto a la gente de Rubalcaba en CataluÑa, dando alas al la facción catalanista minoritaria, enfrentada desde siempre al PSOE .

  Y en estas condiciones, ¿un adelanto electoral?. Es muy arriesgado. Por que en medio de la campaña fácil que haría Convergencia y Unió, se entremeterían los enormes problemas económicos y de gestión de cuya culpa, es en gran medida responsable el Tripartito anterior...pero TAMBIÉN la propia Convergencia y Unió. Luego esta situación podría pasarle una onerosa factura a Arturo Mas lo que a Ibarreche y al PNV cuando el famoso pulso de ese inepto en la Cortes: PERDIERON el poder. Así de fácil

  Luego que tomen buena nota. 

    Saludos cordiales.