viernes, 7 de septiembre de 2012

EL RESCATE ¿ES UN BENDITO DEMONIO?

   Si leemos cualquier periódico o escuchamos las noticias, raro es el día que no nos topemos con el dichoso rescate a España. Y, como en las malas novelas, todos hablan de rescate pero no acabo de aclararme sobre a que se refieren. Por que parece que estamos pecando, o que es un deshonor, por una parte, y por otra, que quizás cada cual se refiere a alguna cosa distinta, lo que crea todas las confusiones posibles.

   Y lo primero que veo es que esa palabra, el rescate financiero es demasiado común entre nosotros. Por que cuando, como ciudadanos, acudimos a un Banco a que nos den un préstamo, préstamo con el que podremos atender las obligaciones de unos determinados compromisos de pago, como por ejemplo, la hipoteca de la casa o una determinada escasez de tesorería, ocurre que: 

 .- Si lo conceden, se concede con unas determinadas condiciones: plazo, interés, y fechas de pago, o penalizaciones por la cancelación anticipada. 

.- Se ponen garantías, de modo que si no se paga, la Entidad Financiera ejecutará esas garantías, amén de poner en los archivos de morosos al deudor insolvente. 

.- Para que esa operación financiera se apruebe, el Banco estudia esa operación. Y solo la aprobará si se ve con claridad que hay una capacidad de reembolso del préstamo. Y lo comprobamos con las famosas comisiones de estudio y apertura, de la operación de crédito. Luego una vez firmado ante Notario ese crédito, hemos sido rescatados. Y lógicamente, cuando salimos del Banco con el dinero, no salimos diciendo que nos han intervenido o que hemos sido rescatados. No. A lo sumo, que nos han dado un crédito. ¿Es algo malo?.

   Pues bien, en esas condiciones ¿quién no ha sido rescatado alguna vez en su vida?. En esencia, ese crédito no es ni bueno ni malo. Es simplemente una financiación, que bien empleada, no solo permite solventar una determinada coyuntura negativa, si no que, incluso, si emplea con inteligencia, puede ser la llave de la prosperidad. Pero indudablemente, que nadie se engañe: se firma rápido, se gasta pronto, pero cuesta demasiado tiempo pagar ese préstamo. Ley de la vida. 

   Pues para el Estado, esa posibilidad  de acudir a esos préstamos es idéntica a la de los ciudadanos. Luego dependerá de las condiciones, del destino de ese macro-crédito, y de la eficacia en atajar las causas que ocasionaron ese desfase entre lo que se tiene y lo que se debe. La única diferencia estriba en la magnitud del préstamo a estudiar. Nada más. Y el Gobierno de España hace bien en estudiar todas las posibilidades. Pero es que, además, es su deber el hacerlo. Y solo cuando se demuestre que es la opción mejor, se explica con claridad a los ciudadanos y se aprueba.Y hasta ahora, nadie, salvo determinadas instituciones especulativas internacionales, lo ha solicitado.

  Siendo así de sencilla la cosa, nosotros, especialistas en ver el vaso medio vacío, vemos ese rescate posible, como el peor de todos los males. Y algunos aducen que nos obligará a más recortes. Pero la cuestión es que parece que esos que así piensan siguen sin enterarse de que, con rescate o sin él, tendremos que seguir ajustando nuestros desordenes. Y lo tendremos que hacer por que somos nosotros los que nos metimos donde no debíamos, como ciudadanos, cada cual a su manera, pero nos metimos. Y la suma de nuestras "meteduras" es el importe del descuadre. Y a nuestras deudas, sumémosle las de las empresas, Administraciones y demás. ¿Nos enteramos ya de una vez de donde sale esa necesidad de encontrar dinero para pagar?. 

   Por que los vencimientos de lo que pedimos llegan inexorablemente. Y no cabe eso del "¿yo?...¡¡¡yo no pago!!!, que nos sugieren  algunos desde Izquierda Unida. Como tampoco cabe eso de que "¿yo?...solo pago sin ninguna condición más", con la que nos obsequia el PSOE. NO señoras y señores: si acudes al crédito para sanearte, aceptas las condiciones. Otra cosa es que interese hacerlo por una determinada vía y en unas determinadas condiciones. Pero que hay que seguir apretándose el cinturón, de eso no cabe la menor duda. Luego hagamos bien los deberes. 

Y lo cierto es que de rescates, el único solicitado y concedido es el de la Banca. pero ¡¡¡cuidado!!!: NO DE TODA LA BANCA, solo de ciertas entidades.Veamos. Sabíamos que ciertas entidades financieras, en concreto, el sector de las Cajas de Ahorros, y no todas, estaban con demasiadas dificultades, dificultades producidas esencialmente por dos razones.


 La PRIMERA RAZÓN, por que alentaron ellas la burbuja inmobiliaria. Y la alentaron cuando dejaron de ser Entidades bancarias circunscritas al negocio bancario tradicional, incluido el aspecto de la presencia en el territorio. En otras palabras, jugaron a ser grandes Bancos, pero eran entidades sin esa capacidad y veteranía, por que se trataba de entidades sin ánimo de lucro y de carácter social y ámbito local. En lo demás, funcionaban exactamente igual que los Bancos tradicionales. Y en esa expansión, nada mejor que acudir a financiar el ladrillo, generador de riqueza bancaria, entre otras riquezas. Es por esa razón por la que ahora están abocadas, en plena crisis inmobiliaria y económica a su extinción. 

  Pero en SEGUNDO LUGAR, esas entidades eran la correa de transmisión del poder autonómico. Actuaban, dentro de sus territorios como mini-Bancos Centrales, eso si, sin capacidad de emisión de moneda, pero generadores de demasiados problemas. 

  Juntemos ambos aspectos, como es el del dinero con fin social y sin ánimo de lucro, en unas entidades perfectamente saneadas antes de la burbuja, con las ansias de poder del PODER autonómico. ¿Que resulta de esa mezcla?: sencillamente, el desastre, por falta de controles, profesionalidad de sus cuadros directivos superiores y el obedecer a criterios políticos antes que a los estrictamente financieros. 

  Luego, consumado el desastre, se tiene que tapar ese agujero. Y para ello, dado la escasa capacidad financiera de España, se acude a la ayuda de la Unión Europea, la cual aprueba un plan de RESCATE DE DETERMINADAS ENTIDADES FINANCIERAS, por una cuantía de hasta 100.000 Millones de Euros, y en unas determinadas condiciones operativas. Luego no se trata del rescate de España. Cosa que parece molesta a ciertos partidos políticos. Es curioso que de esa cantidad, parece que solo se usarán 60.000 Millones.

  Por cierto, y a título de curiosidad, la poderosa Alemania, tiene pavor a que el Banco Central Europeo supervise todas las entidades financieras de la zona Euro, queriendo que solo sean controlados por esa Institución los llamados Bancos Sistémicos, o lo que es lo mismo, los mega-Bancos, aquellos que pueden poner en peligro el Sistema Financiero Europeo. Y curiosamente, ningún Banco Sistémico español necesita de ayudas de ningún género. . ¿Por qué se oponen?. Por que demasiadas Caja de Ahorros alemanas están igual o peor que las españolas. Pero como es Alemania, nadie dice nada, ¿verdad?.

  Así que ¿sería posible algo de sosiego con el desasosiego de ciertos agoreros que parece que solo viven para anunciar los desastres?. 

  Esperemos que así sea. 


   Saludos cordiales.