lunes, 17 de septiembre de 2012

LA MANIFESTACIÓN DEL 15S, UN FRACASO ANUNCIADO

  Ya transcurrió la jornada del 15 de Septiembre. Ya se manifestaron los Sindicatos. Y demostraron una vez más que no están en sus mejores momentos. 

  Por que decir que fue un éxito, es decir algo ajeno a la realidad. ¿60.000 personas?...¿120.000?. Da lo mismo, como si fuesen 400.000.  La cuestión es ¿cuanta gente es esa para una Nación con 5.000.000 de parados? ¿Cuanta gente es esa en una Nación donde se están recortando salarios, pagas extras o ciertas prestaciones que, aún no siendo básicas, implican el desembolso simbólico, pero desembolso, de la prestación sanitaria, por ejemplo?.Y es que si algo queda claro es, por una parte, la magnitud del desastre que con tanto entusiasmo apoyaron esos convocantes, y por otra,  el fracaso de este modelo de relaciones sindicales y en particular,  de ese modelo de Sindicato de Clase, reliquia del comienzo del Siglo XX. Y estamos en el Siglo XXI. Pero parece que no se han dado cuenta.

   Pero parece ser que vivimos en una Nación donde la realidad se empeña en dar la espalda a determinados personajes que pululan por la vida pública. Con semejante poco éxito como el cosechado por los Sindicatos, ¿de verdad cree alguien en su sano juicio que se le puede lanzar un órdago al Gobierno?. Y ni más ni menos sobre aspectos que conforman la acción básica del Gobierno, legítimamente elegido por los ciudadanos, por mayoría absoluta, y, para más crudeza, hace solo 10 meses. Y esa es la petición "original" de estos Sindicatos: el referendum sobre decisiones económicas que por Ley, por obligación constitucional, por simple sentido común, solo le pertenece tomar al Gobierno legítimo de la nación Española, no a ellos o a IU. Así de fácil. Luego así de disparatada la propuesta.

  Pero es que, además, no solo eran los Sindicatos los convocantes. No. Hasta 150 colectivos sociales la convocaron,  hicieron la campaña de apoyo en las redes sociales, en la prensa y demás medios de comunicación. Y lo hicieron durante los meses previos. Hubo, pues plazo, medios y formas.  Luego no caben disculpas:  fue un F R A C A S O  pleno. Y ahora les tocará administrar esa derrota ciudadana.Y me temo que solo será el silencio lo que obtengamos por respuesta.

  Pero lo más sonoro de todo, lo más sorprendente, es la salida de tono de Alfredo Pérez Rubalcaba. Ante el "clamor" de la masa ciudadana que salió a la playa o al campo, por que a la manifestación no fue, no se le ocurre decir otra cosa que una de las acostumbradas "ideas" del PSOE, una perla como que "el Gobierno ha perdido la mayoría social en España"

   ¿Que significa esa sandez?. La mayoría social es la que va a votar. Se llaman ciudadanos, y lo somos todos. Y esa mayoría de ciudadanos dio esa mayoría parlamentaria a una determinada formación política, el Partido Popular, y lo hizo con una decisión aplastante. La misma ciudadanía que mando al PSOE a los 110 Diputados. Luego quién perdió la credibilidad y la confianza fue, precisamente quienes ahora claman en el desierto contra el PP. 

  Y no vendrá mal recordar al Sr. Rubalcaba en particular y al PSOE en general, la razón de los recortes económicos que estamos sufriendo. ¿No fueron sus políticas suicidas las que nos metieron en este callejón oscuro en el que nos hayamos?. Y ¿no era Rubalcaba figura central de ese Gobierno?. Y el PSOE ¿no era el que gobernaba, hasta casi ayer España?. Pero tienen sed. Sed de poder o mejor aún, sed imperiosa de "colocar" a sus peones que, perdidos en el anonimato, buscan desesperadamente un lugar desde el que poder seguir con sus andanzas, o lo que es lo mismo, vivir a nuestra costa. Y para ello, nada mejor que convertirse en un Partido-fachada: Partido que desde fuera aparenta solidez y grandeza, pero que, desde dentro, está literalmente vacío cuando no roto.

   Y pronto podremos ver si esa "mayoría social" de la que habla Rubalcaba sigue o no apoyando al PP. Lo veremos en Galicia y en el País Vasco. En el primer caso, viendo, como parece, que Núñez Feijóo revalida la mayoría absoluta por dos o tres escaños de holgura y el hundimiento del PSOE-PSG, y, en el caco vasco, si el PP conserva sus 13 diputados y el PSE-PSOE pierde hasta siete escaños. Lo demás, titulares de periódico baratos: venden pero no se parecen e nada a la realidad. 

   Mientras, la vida sigue. Y Esperanza Aguirre se va. Otra lección de esas mujeres del PP a quienes la política no cambia. Se va, lo la echan, que nadie se olvide.Y se va como los toreros triunfadores: con las dos orejas, el rabo y por la Puerta Grande de Las Ventas, de paseo triunfal por Madrid.   Con más calma, daré mi humilde opinión mañana, por si es de interés para alguien. 

   Saludos cordiales.