miércoles, 12 de septiembre de 2012

CASO BOLINAGA. MISERIAS DE LA LEY

   Hoy seré muy breve. Estoy demasiado triste como para poder comentar algo. Un asesino sale, y el dolor de las víctimas queda encerrado en sus corazones. Un asesino tiene la compasión de la Justicia. El no la tuvo con sus víctimas. 

   Se aduce que pesaba solo 45 kilos. 45 puñaladas nos dio a los demás. Y a algunos, hasta les quitó la vida o los secuestró hasta casi matarlo. Que está terminal: ¿y nosotros no estamos HARTOS?. Y si la Ley es misericorde, ¿por qué no lo es cuando cae sobre nosotros?. 

   ¿Es esto el Estado de Derecho?. Si, eso parece. Pero así, este Estado de Derecho no me gusta, no me satisface por que no es justo, no trata a todos por igual. Y nos cubre de pesadumbres y zozobras. Y no se creó ese Estado para malhumorar a sus ciudadanos, si no para lo contrario. Pero parece que alguno no se dan cuenta de ello, y lo pagarán muy caro, por que yo, al menos, no olvido. Nunca. Ni perdono a los asesinos. Jamás. Esa es la diferencia moral con esos algunos. 

   Lo siento.  Mañana será otro día. 

  Saludos tristes pero cordiales para la gente de bien.