viernes, 27 de julio de 2012

ECONOMIA, POLITICA y GUERRA: similitudes

   Decía Clausewitz que la guerra el la continuación de la POLÍTICA por otros medios. Y de entre esos otros medios está el de la duda. 

   Y en la Economía, pasa lo mismo. De hecho la expresión guerras económicas no es familiar. ¿Por que?. Por que la Economía es otra de las bases esenciales de la Política, es más, es la TINTA con que la Política escribe en la hoja blanca que es la Sociedad. 

  Y dentro de la guerra, no solo está la determinación de los que participan en ellas, las armas y el campo de batalla. Hay más cosas. Y una de las más importantes es el de las certidumbres. 

   Si alguien, enfrentado a alguien, sabe a ciencia cierta que ese adversario usara sin dudar todo lo que esté en su mano para lograr sus objetivos, medirá demasiado los actos que emprenderá. Y comenzará por calcular sus propias fuerzas. Es el caso por ejemplo, de las armas nucleares o de destrucción masiva. Nunca se usarán, esperemos, pero las tienen. Y su poder, aparte del real, y lo comprobamos en Hirosima, estriba en el hecho de que el adversario sabe dos cosas muy importantes: 

1º.- que el poseedor de esas armas nucleares o de destrucción masiva, que son más que las nucleares,  las usarán sin dudarlo en caso de que las cosas se pongan demasiado feas

2º.- que, al usarse y poseerlas los demás, la destrucción total y MUTUA está asegurada, luego no hay ganadores y todos vencidos. 

   Pues bien. En Economía pasa exactamente lo mismo. Se trata de BATALLAS perfectamente estudiadas, de estrategias, de guerras comerciales, de ofensivas financieras, de operaciones de marketing, de planificación y disciplina, del empleo de todos los recursos disponibles, de DOMINIO DE MERCADOS y de la obtención del beneficio previsto, que es como se llama a la victoria en términos comerciales. 

   Y en ese campo de batalla económico, nos encontramos que no todos juegan con las mismas armas. Ciertamente cada cual usará las que mejor maneje, pero no todas tienen el mismo poder. Y si en las guerras de verdad, unos tienen armas de destrucción masiva e imponen su ley a quienes no las poseen, en la economía pasa idénticamente lo mismo: no todos tienen las mismas posibilidades. Por eso LAS ALIANZAS ECONÓMICAS, como la Unión Europea, por ejemplo. Y no es el único ya que hacia la creación de esos bloques parece que van los vientos de la política mundial.

   Pero es esencial que comprendamos esta casi identidad entre guerras militares y guerras económicas, o POLÍTICA POR OTROS MEDIOS. 

   Y una característica de las guerras es que son eternas, esto es, podrá haber treguas, pero la sed de poder jamás se sacia con la paz.

 Centrándonos en la Economía, y dentro de ella, en Europa, una sola observación nos hará comprender mejor lo que pasa. A la hora de pelear, dentro de lo económico, ¿Como van a jugar igual quien se FINANCIA A INTERÉS CERO que el que paga por esa misma financiación el 7%?. Ese es el drama. 

   Y este drama se agudiza cuando, además, el que se financia al 7% tiene limitación para el acceso a esa financiación, se le ponen trabas. Eso es lo que está pasando con la Prima de Riesgo. Es como tener que luchar con un brazo atado al cuerpo y un cuchillo de cocina frente a quién con los dos, lleva una armadura excepcional: se trata de un combate desequilibrado absoluto. 

   Y si a eso le unimos que esta Prima de Riesgo tiene componentes trasatlánticos, esto es, que es MAS que el índice de desconfianza hacia algunos países, lo complica todo aún más. Y es que en el fondo, de lo que se trata es de que hay demasiados intereses para que el Euro fracase. Y al fracasar, el Dolar quedaría como única moneda de cambio a escala global, tapando los enormes desajustes de la economía americana, que bien que se nos ocultan: son los mayores deudores mundiales, tanto en términos absolutos como en porcentajes. Pero SON EL BANCO EMISOR por excelencia. ¿por que razón son el Banco Emisor?. La razón se llama BRETTON WOODS, en 1944, y es el precio que se pago por el apoyo americano en la Segunda Guerra Mundial. Y en él se consagró el Dolar como moneda de referencia y los 35 US $ por onza de oro. Y así fue hasta 1973, donde ya no era el oro el elemento de referencia...pero si el Dolar la moneda sobre la que se basaba el tráfico de pagos internacionales. 

   Y esa cómoda situación, está cambiando radicalmente. Nuevos actores, China entre ellos, nuevos desajustes, nuevas crisis y más globalización. Eso explica parte de las turbulencias en las que vivimos.

   Luego esperemos que en esta guerra comercial, Europa sepa batirse con valor y decisión. Y nada mejor que entender que las ALIANZAS entre los socios europeos nos fortalecen A TODOS sin excepción. Nos jugamos demasiado en ello. 

   Saludos cordiales.